Lo más visto

¿De qué lado es que duele la apendicitis?

Como los síntomas no son intensos, se tiende a cometer el grave error de auto medicarse, con lo que los síntomas pueden enmascararse y se camina directo a las complicaciones de la apendicitis.
Enlace copiado
Enlace copiado
Probablemente ya le ha pasado: De pronto se da cuenta que tiene un pequeño dolor abdominal que persiste con el paso de las horas… Y alguien le hace ver: “Podría ser apendicitis”, pero ni usted ni su interlocutor están seguros del lado en que duele cuando la apéndice cecal se inflama.

Para no entrar en pánico y para no caer en errores que puedan complicar las cosas, conozcamos las características usuales del dolor de una apendicitis para poder saber cuándo sí y cuándo no se debe sospechar esta enfermedad.

En primer lugar, debe saber que el dolor de apendicitis muchas veces al inicio ni siquiera es “dolor”, sino una muy pequeña molestia, sensación de vacío o sensación de hambre en la “boca del estómago” o alrededor del ombligo. Esta sensación molesta puede aumentar gradualmente en intensidad hasta convertirse verdaderamente en dolor, pero aun así es un dolor muy leve, tolerable y no muy bien definido en principio: difuso y cerca de la línea media.

Si se le pregunta “Dónde es el dolor?” señalará la región con la mano abierta. Aproximadamente 6 a 8 horas más tarde, esta vaga molestia migra del sitio inicial hacia la parte baja del abdomen al lado derecho. Se mantiene continuo y leve, pero se vuelve bien definido, con una localización exacta.

Si se le pregunta a estas alturas “Dónde es el dolor?” será capaz de señalar un punto específico con el dedo índice. Alrededor de este momento es que además inicia la sensación de náuseas, la pérdida del apetito y una pequeña elevación de la temperatura corporal, generalmente de menos de 1oC.

El dolor se exacerba con los movimientos o la vibración y se disminuye en intensidad con la inmovilidad. Puede también mejorar al acostarse sobre el lado derecho o al recoger los muslos hacia la pared abdominal. Como los síntomas no son intensos, se tiende a cometer el grave error de auto medicarse, con lo que los síntomas pueden enmascararse y se camina directo a las complicaciones de la apendicitis: gangrena, absceso, perforación, peritonitis. Invariablemente, cuando las apendicitis se complican se debe a la automedicación o a la consulta tardía con un especialista en cirugía.

Si usted tiene dolor abdominal (por leve que sea) que dure más de 6 horas, sea listo y consulte con un cirujano, internista o gastroenterólogo. Evite complicaciones innecesarias. Su salud es su posesión más valiosa.

Tags:

  • gangrena
  • apendice
  • dolor
  • abdomen
  • cirugia
  • peritonitis

Lee también

Comentarios