Diabetes mellitus, la epidemia silenciosa

La diabetes mellitus es una enfermedad caracterizada por elevación de glucosa (azúcar) en la sangre, ya sea porque el páncreas no produce suficiente insulina o porque el cuerpo no responde adecuadamente a la insulina (resistencia a insulina).
Enlace copiado
Enlace copiado
La diabetes tipo 2 representa aproximadamente el 95 % de todos los casos de diabetes y los factores de riesgo para su desarrollo son: exceso de peso, inactividad física, malos hábitos de alimentación (exceso en el consumo de azúcares, carbohidratos y grasas), antecedentes familiares de diabetes, antecedente de diabetes gestacional (del embarazo) y edad avanzada. Las personas con diabetes tipo 2 pueden permanecer asintomáticos y sin ser diagnosticados durante años.

Según datos de la Federación Internacional de Diabetes (IDF), en 2015 habían 415 millones de personas diabéticas a escala mundial, de las cuales 29.6 millones se encuentran en centro y Suramérica y esta cifra aumentará en 65 % para 2040. Unas 270 millones de personas diabéticas viven en áreas urbanas.

En El Salvador (según datos de la IDF), se estima que en 2015 9 % de las personas entre 20 y 79 años padecían diabetes, esto significa que entre 325 y 400,000 personas padecen la enfermedad, de los cuales aproximadamente 130,000 no han sido diagnosticados. Además se calcula que se produjeron 2,930 muertes por causa de la enfermedad.

A escala mundial en 2015, la diabetes causó 5 millones de muertes, eso significa que cada 6 minutos falleció una persona por diabetes, un número muy superior a la cantidad de muertes que causó el SIDA la tuberculosis y la malaria (3.7 millones en total).

La falta de diagnóstico, así como el control inadecuado de la glucosa, produce complicaciones crónicas que llevan a un importante deterioro en la calidad de vida de las personas. Las complicaciones más importantes son: retinopatía diabética, la cual puede llevar hasta la ceguera, enfermedad cardiovascular, principalmente infartos cardíacos (principal causa de muerte en diabéticos), enfermedad renal crónica (la cual puede llevar a tratamientos con diálisis peritoneal o hemodiálisis), neuropatía diabética y pie diabético (que representa la principal causa de amputaciones no traumáticas), enfermedad bucal que lleva a la pérdida de piezas dentales y complicaciones en el embarazo.

Todas las complicaciones pueden prevenirse llevando un control adecuado de la glucosa sanguínea, la presión arterial y los niveles de colesterol. Es necesario hacer notar que todos los pacientes diabéticos requieren tratamiento farmacológico (tomar medicamentos) desde el momento del diagnóstico para prevenir las complicaciones y que los medicamentos para tratar la diabetes no producen daño ni a los riñones ni al hígado, el daño a estos órganos es causado por la enfermedad cuando no es tratada adecuadamente.

Y usted, ¿sabe si tiene diabetes? Y si ya es diabético, ¿tiene un adecuado control de su glucosa?

Tags:

  • diabetes
  • glucosa
  • azúcar
  • páncreas
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter