Lo más visto

Dolor de manos: cómo recuperar la movilidad

Dolor, hinchazón, rigidez, hormigueo, dificultad para extender los dedos (mano agarrotada) o solo uno de ellos (dedo gatillo) son síntomas que suelen alertar acerca de las diferentes afecciones que puede sufrir la mano.

Enlace copiado
Dolor de manos: cómo recuperar la movilidad

Dolor de manos: cómo recuperar la movilidad

Enlace copiado

Al intentar abrir un frasco de mermelada, sostener un libro o usar el mouse, si se manifiesta dolor en las manos o en los dedos posiblemente asalten varias inquietudes: ¿será un dolor pasajero? ¿Tengo que preocuparme? ¿Por qué ocurre esto? Como todo en materia de cuidado del cuerpo y la salud, la respuesta suele estar en manos (precisamente) de los especialistas. En este caso consultamos al doctor César Graf, miembro de la Sociedad Argentina de Reumatología; y a la kinesióloga fisiatra Liliana Gutilla para que nos expliquen las distintas causas posibles que originan dolor en las manos y cómo hacer para tratar cada una y aliviar o curar el síntoma.

¿Qué factores pueden provocar dolor en la mano? Además de las distintas lesiones, torceduras, golpes, fracturas a accidentes (quemaduras son los más frecuentes), los dedos y las manos pueden ser afectados por enfermedades reumáticas.

"Es muy común ver en la mujer el síndrome del túnel carpiano", afirma Gutilla y agrega: "Es un conjunto de signos, causado por la presión excesiva sobre un nervio llamado mediano en la muñeca. Esa presión produce hormigueos debilidad muscular o dolor en manos y muñeca", describe. El nervio mediano es el que permite la sensibilidad y el movimiento de las distintas partes de la mano. El síndrome del túnel carpiano puede provocar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en la mano y los dedos.

El motivo de este síndrome puede ser desde repetir habitualmente un mismo movimiento o por el uso de herramientas manuales que vibran.

Que resultan de fracturas o rotura de ligamentos.

Inflamación de los tendones, muy común por el uso del mouse.

Las manos frías cuando no se está en un ambiente frío y cuando la sensación es persistente puede estar indicando una alteración en los nervios, en la circulación sanguínea o un daño en el tejido de las manos o los dedos.

Provocado por el líquido sinovial que se acumula en una zona y pueden ser con dolor o sin dolor. Es como una "bolsita" que está en el dorso de la muñeca, es benigno y se puede producir por esfuerzos repetitivos. Es frecuente en las bailarinas, por los movimientos extremos de muñeca y muy común en personas que hacen limpieza por estrujar el trapo de piso. A veces se reabsorbe y otras veces necesita cirugía (el traumatólogo lo aspira con una jeringa y lo saca). En general es indoloro, pero puede provocar dolor si está comprimiendo algún nervio.

Es un espasmo de los vasos sanguíneos de los dedos y de las manos, que suele producirse como respuesta ante el frío o ante el estrés.

Artrosis y artritis. Se llaman "enfermedades reumáticas" a aquellas dolencias que afectan al aparato locomotor. En las manos las más frecuentes son:

La artrosis es la enfermedad reumática más frecuente. Es una enfermedad en donde el cartílago hialino articular degenera y se altera perdiendo su función y produciendo escasa inflamación, asociado a la reacción del hueso subperióstico y a la formación de osteofitos que limitan la función de la articulación.

La artrosis afecta predominantemente las articulaciones distales de los dedos de las manos, con la aparición de los nódulos de Heberden; típicamente estos nódulos son dolorosos cuando están en formación y posteriormente disminuyen de tamaño y dejan de doler, suelen afectar a uno o varios dedos.

Similar a los nódulos de Heberden pero con menor frecuencia, en articulaciones más proximales de los dedos pueden aparecer los nódulos de Bouchard.

Pueden afectar las manos y que el reumatólogo debe tener en cuenta en el diagnóstico diferencial son la artropatía de la enfermedad psoriásica, las espondiloartritis axiales, esclerodermia, enfermedades metabólicas como la gota (ácido úrico).

Tiene una prevalencia mundial estimada del 1% de la población y en más del 70% de los casos los pacientes sienten dificultades para mover la muñeca y la mano. Puede comenzar a cualquier edad desde la etapa pediátrica (artritis idiopática juvenil) hasta adultos mayores. Siendo más frecuente en el sexo femenino. Su causa es desconocida, y se atribuyen factores genéticos y ambientales como predisponentes. La base del proceso es la inflamación crónica a nivel de la pared sinovial de las articulaciones, que produce hipertrofia sinovial y destrucción articular con erosiones óseas, debilidad de los ligamentos y finalmente ruptura que producen las deformidades características de la mano reumatoidea si el proceso no se detiene oportunamente.

Tags:

  • Salud
  • Artritis
  • Artrosis
  • Nódulos
  • Reumática
  • Tendones

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines