Dos problemas que atender en salud bucal

Como parte del programa de educación continua, Colgate llevó a cabo una conferencia científica bajo el nombre Tecnología y Experiencia para la Salud Bucal, cuyo objetivo fue reforzar la enseñanza de las buenas prácticas para prevenir dos males: las caries y la enfermedad periodontal.
Enlace copiado
Dos problemas que atender en salud bucal

Dos problemas que atender en salud bucal

Dos problemas que atender en salud bucal

Dos problemas que atender en salud bucal

Enlace copiado
La conferencia estuvo a cargo del doctor Armando Dorantes, reconocido cirujano dentista graduado de la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Iztacala de la Universidad Autónoma de México (UNAM), quien profundizó sobre la intención de reforzar a los profesionales de salud bucal que cuentan con todas las herramientas para el control de enfermedades que mayor incidencia tienen en el mundo odontológico: las caries y la enfermedad periodontal.

Según las cifras que se brindaron durante la charla realizada el miércoles pasado, aproximadamente 90 de cada 100 salvadoreños tienen caries y la enfermedad periodontal, afecciones promovidas por la presencia de una gran cantidad de bacterias en la boca, pero sobre todo por la ingesta cada vez mayor de carbohidratos simples en la dieta diaria. Esto se debe a que muchos de los productos que se consumen cuentan con harinas refinadas, endulcorantes de muy alta simplicidad, que son utilizados por las bacterias para sobrevivir.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la caries y la enfermedad periodontal son las principales causantes de la pérdida de dientes. Este es un fenómeno bastante generalizado que afecta sobre todo a las personas mayores. Alrededor del 30 % de la población mundial, con edades comprendidas entre los 65 y los 74 años, no tiene dientes naturales.

Para esto se debe tomar muy en cuenta el papel que juega la prevención, en este caso los pacientes deberían lavarse la boca cada vez que comen. Sin embargo, se entiende que no se puede hacer siempre y los ritmos contemporáneos no permiten tener la higiene que se requiere. Por eso existen productos que brindan la ventaja de reforzar la protección antibacteriana durante períodos prolongados –de 12 horas– aunque no se haga la limpieza que corresponde a los dientes, afirmó el cirujano dentista.

“Algunas resinas han sido diseñadas para ser incorporadas a los productos de higiene, porque inhiben la reproducción bacteriana por más tiempo en la boca”, explicó el experto.

Para que los antimicrobianos consigan el mayor efecto posible, debe realizarse una desestructuración previa de biopelículas (comunidad microbiana compleja, adherida a una superficie dental) por medios físicos como el cepillado, uso de hilo dental, profilaxis, raspado y alisado radicular).

Lo ideal también sería que los pacientes asistan a consulta con un odontólogo dos veces al año, porque una lesión de caries o una enfermedad periodontal no se desarrolla a los días, sino que demora meses su desarrollo. En este caso, el dentista puede hacer algunas maniobras que inhiban la formación de lesiones en la boca o controlar el resurgimiento de nuevas afecciones, dijo el especialista.

A las caries se deben entender de una manera similar como se hace con la diabetes, porque se ha vuelto una enfermedad crónica incurable que afecta a los tejidos duros (dientes). Por eso, el papel de la prevención es importante, al igual que la labor de los especialistas de salud bucal, que deben evitar que vuelva a aparecer alguna otra manifestación similar, aunque se padezca.

En cuanto a la enfermedad periodontal, es un padecimiento que afecta a las encías y a la estructura de soporte de los dientes. La bacteria presente en la placa causa la enfermedad periodontal. Si no se retira cuidadosamente todos los días con el cepillo y el hilo dental, la placa se endurece y se convierte en una substancia dura y porosa llamada cálculo (también conocida como sarro).

La importancia de la salud sistémica

Por otro lado, el doctor Armando Dorantes trató el tema de la salud bucal como un componente importante de la salud sistémica. Desde esa perspectiva, el dentista tiene muchas oportunidades de poder darse cuenta cuando hay alteraciones en otras partes del cuerpo y que la salud de la boca también tiene repercusiones en otros lugares.

Siendo la boca la puerta del cuerpo, si esta se encuentra enferma, pues todo lo que ingresa al cuerpo lleva parte de esa enfermedad a otras estructuras u órganos. Por eso, la salud oral tiene que ser entendida como un coadyuvante de la salud sistémica forzosamente, lo cual posibilita diagnosticar otras enfermedades.

Por ejemplo, el dentista tiene la posibilidad de diagnosticar en algunos casos problemas de VIH positivo y diabetes con la percepción de ciertos olores en la boca que son característicos de otras patologías.

Asimismo, los odontólogos deben poner énfasis en la labor conjunta con el cardiólogo y el ginecólogo. En el caso de la atención de la salud del corazón y bucal, debe verse al mismo tiempo, porque los pacientes con cardiopatías ven complicada seriamente su condición si existen problemas como caries.

En cuanto al trabajo que ve el ginecólogo con una paciente embarazada, es necesario establecer al mismo tiempo consultas con un odontólogo por los problemas más comunes que se presentan en la salud oral durante el proceso de gestación, como las caries y la gingivitis. Se sabe que esta última pone en riesgo a la madre y a su bebé porque este puede nacer antes de tiempo y tener bajo peso. Por eso es adecuado que la paciente embarazada llegue para que se le haga una profilaxis o prevención de estas enfermedades, puntualizó el especialista en salud oral.

Tags:

  • salud bucal
  • caries
  • enfermedad periodontal
  • prevención

Lee también

Comentarios

Newsletter