El albinismo y su limitada visión

Generalmente, las personas que padecen albinismo tienen problemas con la vista. Este es el caso de Lea Ortiz, de 11 años, quien ve muy poco. Desde hace tres años cuenta con el apoyo del programa de Baja Visión de FUDEM, a través del cual un grupo integral de especialistas han trabajado para poder optimizar su visión y pueda desenvolverse con normalidad.
Enlace copiado
El albinismo y su limitada visión

El albinismo y su limitada visión

El albinismo y su limitada visión

El albinismo y su limitada visión

Enlace copiado
Lea  Ortiz González, de 11 años, nació con una afección llamada albinismo, que se presenta como un conjunto de condiciones congénitas (heredados), caracterizada por la ausencia o disminución de pigmento (melanina) en la piel, los ojos y el pelo.

No hay un solo tipo sino muchos tipos de albinismo, y adicionalmente, debido a la diversidad genética de toda la población humana, no todas las personas con esta condición manifiestan los mismos síntomas ni lo hacen con idéntica intensidad o relevancia. La única característica que engloba a sus diferentes tipos, es precisamente la falta o reducción de pigmento en distintas partes del cuerpo.

Esta condición puede ser acompañada por el albinismo ocular, caracterizado por la falta o disminución de pigmentación en los ojos, y se divide en dos grupos: Los que tienen ausencia completa de pigmentación (tirosinasa negativo) y los que tienen una pigmentación cutánea y ocular normal (tirosinasa positivo).

Lea pertenece al primer grupo, pero en sí sus problemas visuales son debido a la hipermetropía y astigmatismo que padece, sumado a un movimiento involuntario en sus ojos llamado nistagmus, lo cual perjudica aún más su capacidad de visión, además de tener mucha sensibilidad a la luz del sol.

Debido a esto, cuando Lea comenzó a asistir a la escuela, sus dificultades eran visuales. Esto le impedía diferenciar a las personas, escribir, leer la letra de la pizarra y de libros, y muchas veces se perdía para llegar a su salón de clases.

Ante esto, Rosa Emilia González, su madre, la acompañó durante los primeros cinco años de su vida escolar. Si Lea necesitaba copiar las clases, leer y estudiar, su mamá siempre estaba allí. Eso representó una luz en ese camino lleno de sombras para no detenerse nunca.

Para tener claro, la visión óptima de una persona es de 20/20; la de Lea es de 20/200, es decir que mira muy poco, afirmó María Betancourth, optometrista de la Unidad de Pediatría y Rehabilitación Visual de FUDEM.

Ante estos problemas visuales, sus maestros siempre han procurado ubicarla al frente de la clase para que vea mejor la pizarra, además de estar en controles visuales. Pero no fue hasta el año 2013 que su madre acudió al programa de Baja Visión de FUDEM para que fuera atendida.

La especialista explicó que en este programa asisten personas con baja visión, dentro de las cuales están las que padecen albinismo. También lo hacen quienes presentan afecciones que por algún motivo han dañado el tejido del ojo y que provoquen que el resultado visual no sea óptimo. Sin embargo, esto los separa de una persona totalmente ciega.

Para atender a estos pacientes, FUDEM cuenta con la asistencia de consultas y personal especializado encargado de brindar todos los insumos para optimizar la visión residual de las personas, a través de magnificaciones que se pueden lograr por medio de herramientas como lupas, telescopios o lupas computarizadas que traigan consigo magnificadores electrónicos. Adicional a esto, se controla el espectro luminoso, debido a que algunas patologías hacen que haya mucha sensibilidad a la luz del sol. Para esto es necesario utilizar anteojos de colores que se llaman filtros. En el caso de Lea, se le ha provisto lo necesario para que ella pueda ver de lejos y de cerca.

Pese a todo lo sucedido en la vida de esta joven, relató que gracias a la ayuda brindada por FUDEM ha logrado mejorar su desempeño escolar, siendo más independiente a la hora de estudiar y lograr obtener excelentes resultados en sus calificaciones.

Su madre se encuentra satisfecha porque ahora ve a Lea con más seguridad, ya que puede desenvolverse con más dinamismo y ya no necesita estar pendiente de cómo lo hacía antes para ayudarla en clases.

Tags:

  • albinismo
  • problemas visuales
  • visión residual
  • astigmatismo
  • hipermetropía

Lee también

Comentarios

Newsletter