“El cáncer colorrectal ya no es sinónimo de muerte”

La Dra. Elizabeth Escobar Arriaga, oncóloga médica del Hospital Ángeles Pedregal en México y adscrita al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, habló con Salud para compartir sobre los nuevos avances del cáncer colorrectal.
Enlace copiado
El cáncer de colon se podría evitar con la modificación de algunos hábitos de vida en la población.

El cáncer de colon se podría evitar con la modificación de algunos hábitos de vida en la población.

“El cáncer colorrectal ya no es sinónimo de muerte”

“El cáncer colorrectal ya no es sinónimo de muerte”

Enlace copiado
Hace unos días se realizó en El Salvador una conferencia sobre el manejo y tratamiento del cáncer colorrectal en la que participaron diversos especialistas provenientes de varias partes de Latinoamérica, entre ellos la Dra. Elizabeth Escobar Arriaga.

Algunos temas que se abordaron fueron los nuevos medicamentos disponibles en el mercado para tratar el cáncer colorrectal, en donde, según la especialista, se destacaron las terapias blanco, que también son llamadas Terapias Blanco Moleculares (TBM) y constituyen una de las alternativas más nuevas e individualizadas para el tratamiento del cáncer.

¿Cómo ven los especialistas el desarrollo del cáncer colorrectal, respecto a las causas y los síntomas?

El cáncer colorrectal es la tercera causa de cáncer y la cuarta causa de muerte por cáncer. Es decir que está aumentando y está produciendo más muertes. Los factores de riesgo que se conocen son básicamente la alimentación, el consumo excesivo de carnes rojas, alimentos procesados altos en grasas y una dieta baja en fibras, verduras y frutas. A esto se le añade la falta de ejercicio, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Los síntomas son poco claros. Es muy difícil que un doctor diagnostique el cáncer colorrectal en etapas tempranas, porque cuando ya te da síntomas, la mayoría de veces ya está muy avanzado. La mayoría de pacientes llegan con síntomas severos como el sangrado de tubo digestivo, cuadros de obstrucción intestinal, pérdida de peso, anemia, cambios en el tránsito intestinal (que las heces se hacen más delgadas) y cuadros de constipación y diarrea de forma importante. Si estos síntomas existen es porque la posibilidad que la enfermedad esté avanzada es alta.

¿Cuáles son los principales nuevos tratamientos para tratar este tipo de cáncer?

Nos basamos en dos grupos de medicamentos, uno de ellos son los anticuerpos (antifactor de crecimiento de endotelio vascular). En ellos destacan medicamentos intravenosos como el Bevacizumab, Ramucirumab y el Aflibercept. Y como medicamento oral está el Regorafenib, que también tiene una acción sobre la angiogénesis, el cual funciona con un inhibidor de tirosina quinasa (que es una enzima que al pasar información del exterior al interior de la célula maligna hace que esta crezca e invada el cuerpo). Tiene que ver con mecanismos de invasión, microambiente de la celular y además la angiogénesis, bloqueando varias vías moleculares. Estos medicamentos ya se están usando en otros países para ayudar a pacientes con cáncer de colon metastásico.

¿Cómo ve la llegada de estos medicamentos a Latinoamérica?

Lastimosamente muy lenta. El retraso que tenemos es de años. Cuando ellos (Europa) llevan años atrás utilizando estos medicamentos, nosotros estamos viendo la posibilidad de tener acceso a ellos. Es por eso que nuestras estadísticas de supervivencia en cáncer probablemente son más bajas. Y las tasas de mortalidad son graves.

¿De qué depende el éxito del tratamiento?

Los pacientes tienen que ser evaluados, pues existen algunas contraindicaciones que pueden decirnos que el paciente no es mejor el candidato al medicamento. A su vez es importante que exista una monitorización de presión arterial. Además, algunas provocan efectos como el “síndrome mano pie”, diarrea y rash. Es importante que el paciente sepa que estas deben ser consumidas bajo prescripción médica, dado que son medicamentos similares a una quimioterapia y poseen efectos adversos importantes. No se debe olvidar que la terapia blanco no es inocua. Y que estas terapias no funcionan por sí solas, al contrario de lo que se imaginan, estas deben ir acompañadas de quimioterapia y más. Es importante se sepa que estas ayudan a prologar y mejorar la calidad de vida.

¿Los nuevos tratamientos curarían el cáncer colorrectal?

Si hablamos de curación, eso es muy difícil. Con estos medicamentos (los mencionados con anterioridad) no puedes curar a los pacientes. Lo que se hace es que, sumando todos estos medicamentos, más quimioterapia, más cirugía, más otras terapias como radiofrecuencia o embolizaciones de los tumores, aumentamos la supervivencia de los pacientes. Es decir que controlas la enfermedad por varios años, brindándoles una buena calidad de vida. Lo que hemos visto es que estas terapias nuevas se van sumando a las que hay.

¿Cómo podemos prevenir el cáncer colorrectal?

Estudios de detención temprana. Se recomienda la búsqueda de sangre oculta en heces o la realización de la colonoscopia en la cual se puedan detectar lesiones premalignas en forma de pólipos. Si eliminas lesiones premalignas ya no se van a desarrollar como un cáncer, pues puede resecar quirúrgicamente y la posibilidad de que te cures son mayores.

¿A partir de qué edad deben empezar los cuidados?

La búsqueda de sangre en heces debe realizarse anualmente y la colonoscopia preventiva debe realizarse cada cinco o 10 años, a partir de los 50 años. Además, es importante enfatizar que respecto a la colonoscopia, esta dependerá del médico y de los factores de riesgo.

Por ejemplo, si tienes un pariente que sufrió cáncer colorrectal, los especialistas recomendamos hacer estos estudios 10 años antes de la edad en que se presentó en tu familiar. Es decir que si el abuelo del paciente presentó cáncer colorrectal a los 50 años de edad, el paciente tendría que hacerse el estudio a los 40 años de edad.

¿El cáncer colorrectal es genético?

Sí hay un proceso genético, pero esto no es lo mismo que hereditario. Muchas personas piensan que si hay algún contexto genético, quiere decir que lo puedes heredar. Y heredad quiere decir que si a tu papá le dio, la probabilidad que te dé a ti es altísima. Y no es así. Más bien, si alguien de tu familia tuvo cáncer colorrectal, puedes tener un mayor riesgo que las demás personas que no han tenido antecedentes familiares. Aumenta tus posibilidades pero no quiere decir que te va a dar cáncer. Pero el hecho que un familiar tenga cáncer te da un mayor riesgo.

¿Qué es lo que realmente hace que un paciente viva o se cure de cáncer colorrectal?

La etapa en que se diagnostica. Si se diagnostica un cáncer colorrectal en etapas tempranas es más fácil tratarlo. Un gran problema es que la gran mayoría de personas presenta síntomas gastrointestinales comunes y se automedican. Dejando de lado la opinión de un especialista.

Es importante que sepan que lo más importante es que ahora el cáncer colorrectal no es un sinónimo de muerte como lo fue antes. Ahora existe la oportunidad de ser atendido por equipos multidisciplinarios (médicos, nutricionistas y psicólogos).

¿La medicina alternativa es una opción?

Lo mejor es ir a un especialista. Al acudir a la medicina alternativa, las personas se quitan la oportunidad que un tratamiento que fue evaluado científicamente y que lleva mucha investigación le pueda dar un beneficio. Es decir que en lugar de informarse con datos no científicos, lo mejor es acudir a un profesional.

La medicina alternativa no podemos decir si funciona o no, porque no existen estudios científicos. Lo que sí es importante es que si el paciente consume algún tiempo medicina alternativa, tiene que comunicarlo a su doctor para que este no interfiera en el tratamiento.

Tags:

  • oncologa
  • hospital angeles pedregal
  • cancer colorrectal
  • muertes
  • diagnostique

Lee también

Comentarios

Newsletter