El cáncer que afecta la visión en niños

El retinoblastoma es el cáncer de la retina, un tipo de tumor en el ojo y que es poco frecuente en niños. Si se detecta a tiempo, se puede curar. Por eso es importante conocer los síntomas de esta enfermedad que alerten para actuar de inmediato.
Enlace copiado
El cáncer que afecta la visión en niños

El cáncer que afecta la visión en niños

El cáncer que afecta la visión en niños

El cáncer que afecta la visión en niños

Enlace copiado
Como su nombre lo indica, el retinoblastoma es un tumor de células malignas propiamente de la retina. Existen dos tipos: el endofítico, que generalmente se encuentra en el interior del ojo y tiene un mejor pronóstico; y el exofítico, ubicado en la parte externa del globo ocular, pero que, contrario al primero, este no cuenta con un buen resultado visual ni de vida, explicó Mario Chica Guillén, retinólogo de FUDEM.

Este cáncer de ojos es más frecuente en niños menores de dos años, incluso hay bebés que ya nacen con este problema. Sin embargo, puede presentarse a cualquier edad, pero es raro verlo en adultos.

El especialista mencionó que normalmente se detecta este problema porque los padres, más que todo la madre, quien es la que tiene más contacto con el bebé, se fija que el ojo no brilla, se ve oscuro o tiene un brillo color blanco (leucocoria) y desviación de ojos.

Esto puede detectarse mejor cuando al niño se le toma una fotografía con flash y en vez de que salgan sus ojos en la imagen con un reflejo rojo o anaranjado, uno o ambos se ven blancos.

Los especialistas también pueden detectarlo con un aparato llamado oftalmoscopio directo, con el que se dirige una luz que al apuntarla de lejos a los ojos se pueden observar estos reflejos blancos.

Por otro lado, existen tres clasificaciones de esta enfermedad: cuando se da en un solo ojo (unilateral), en ambos (bilateral) y en los dos ojos acompañado de la presencia de un tumor cerebral (trilateral).

Cuando este padecimiento se da en un solo ojo, surge de manera esporádica, es decir que no existen antecedentes familiares. Esto se da en un 60 % de los niños con este problema. El resto, el 40 %, es hereditario y se manifiesta en niños que desarrollan la enfermedad en ambos ojos.

El experto comentó que en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, institución que da atención y tratamientos a estos casos, recibe entre ocho y 10 casos nuevos cada año.

FUDEM también se encarga de apoyar a la población infantil a través del programa de salud visual “Ventanitas de luz”, que tiene como propósito realizar campañas en las escuelas y poder atender a los niños más pequeños para evaluarlos y detectar estos casos en las zonas rurales del país.

Diagnóstico y tratamiento

Para realizar el diagnóstico, el médico lleva a cabo un examen físico completo que incluirá un examen de los ojos. Asimismo, se pueden realizar exámenes como biopsia de médula ósea y análisis del líquido cefalorraquídeo en el caso de tumores más agresivos; tomografía computarizada o resonancia magnética de la cabeza, examen oftalmológico con dilatación de la pupila y ecografía del ojo (ecoencefalografía de cabeza y ojos), según establece la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

La afección que se da de forma unilateral es más benigna, porque el ojo puede tratarse, dependiendo del tamaño del tumor, ya sea con una lesión térmica con láser, crioterapia y quimioterapia, que generalmente se combinan, manifestó el retinólogo.

Uno de los tratamientos que van a estar disponibles en el país es una terapia que va dirigida de manera más focalizada para tratar el retinoblastoma, en la que a través de la vena femoral se hace algo parecido al cateterismo y se llega hasta la arteria oftálmica y desde allí se dirige la quimioterapia. Sus resultados son más favorables porque la sobrevida de los pacientes es del 100 %.

Tags:

  • retinoblastoma
  • niños
  • cáncer
  • ojos
  • síntomas

Lee también

Comentarios

Newsletter