Lo más visto

“El cáncer se cura en etapas tempranas”

Este día se conmemora el día Mundial contra el Cáncer. Diferentes especialistas, pacientes, filántropos y diferentes personas alrededor del mundo en esta fecha hacen el especial llamado a la detección temprana del cáncer. 

Enlace copiado
“El cáncer se cura en etapas tempranas”

“El cáncer se cura en etapas tempranas”

Enlace copiado

La doctora Claudia Figueroa gozaba de una provechosa carrera en medicina y la verdad es que pese a que a diario atendía pacientes con cáncer, jamás imaginó que esta enfermedad llegaría a tocarla a ella en 2015. Fue ahí donde su vida dio un giro por completo y desde entonces asegura que su propósito en esta vida ha cambiado.

Figueroa es médico nuclear y a diario atiende pacientes que luchan por sus vidas a consecuencia del cáncer. Algunos casos más avanzados, en aquellos que difícilmente se encuentra una cura, pero se le ofrece al usuario tratamientos que le aporten una mejor calidad de vida. 

Sentada en su consultorio y mientras trabajaba en su computadora, con su gabacha blanca recibe a este medio muy sonriente. Estaba evaluando lo reportes recientes de sus pacientes. “Este es el nuevo cabello que me ha dado Dios”, expresa mientras habla sobre su testimonio de cómo pudo superar el cáncer de mama. 

“El cáncer de mama es de lo que se habla más y probablemente de lo que más se haya oído durante todos estos años y gracias a eso han existido diferentes campañas de concientización, se han hecho más estudios, las mujeres están más pendientes de lo que se requiere para hacer un diagnóstico temprano”.  

“El cáncer se cura en etapas tempranas” advierte la especialista del Centro de Medicina Nuclear de El Salvador. “A diferencia de lo que creíamos antes que la palabra cáncer significaba muerte seguramente, ahora no. El cáncer se cura pero debe ser descubierto en etapas tempranas. Porque las etapas más avanzadas son las más difíciles de tratar y hay alta probabilidad de muerte”, agregó.

Animó a que no hay que tener temor de ir a pasar consulta con un médico al menor síntoma y reconoce que antes por la falta de publicidad e información hablar sobre cáncer era más complejo. “Hoy gracias a la publicidad y a las fundaciones de pacientes al menos ya algo escuchó y ya sabe que puede ir a un hospital a una clínica. Sabe que alguien le puede brindar una asistencia”, explicó. 

“Las comunicaciones nos ayudan porque ahora todo el mundo tiene internet en su teléfono y eso hace que pongas la palabra cáncer y puedes leer todo lo que quieras sobre el tema. A lo mejor no todo es científico, pero hay información. Si pones lugares en el país donde atiendan a pacientes con cáncer, te salen todos los lugares y eso también ha contribuido a los diagnósticos tempranos”, dijo la internista y médico nuclear. 

Ella reconoció que la Fundación Edificando Vidas fue un apoyo fundamental para superar esta etapa y seguir con sus tratamientos. Además dijo que desde que el cáncer llegó a su vida, a diario se dedica a darles a las personas una esperanza. 

Medicina nuclear y el cáncer 

La próxima década será crucial en la batalla contra el cáncer, ya que de no hacer algo más para combatir esta dolencia, en 10 años se incrementarán un 67% los nuevos casos de esta enfermedad en Latinoamérica, según publicó la agencia de información EFE. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial y en 2015 se le atribuyeron 8.8 millones de fallecimientos.
La Dra. Claudia Figueroa sugirió que como prevención primaria las personas pueden realizarse un examen genético para ver o descartar las posibilidades que se tengan de padecer algún tipo de cáncer. “Yo tuve que hacérmelo y lo mío sí fue genético. Mi hija tiene ahora 27 años, no tiene cáncer, pero sé que puede tener porque yo le pude haber heredado”, reconoció.

“Ahora ya podemos hacer estudios genéticos y saber si la mamá, abuelita, tía, prima han tenido cáncer y ya podemos saber si tú vas a poder tener cáncer. Es investigar si es posible que una persona joven pueda tener un cáncer. Con ello no estamos diciendo que ya tiene el tumor, sino que existe la posibilidad debido a que tiene un gen en la familia que la condiciona y esas son las mujeres que se tienen en vigilancia”, apuntó Figueroa.

Recalcó la importancia del autoexamen físico e invitó a asistir a los controles médicos sin pena. “Hay quistes, hay mastitis, hay otras enfermedades de la mama que son benignas… pero cuando estamos frente a un diagnóstico de cáncer la pena ya no importa”, enfatizó la experta. 

Desde su profesión ahondó sobre los tratamientos que se pueden ofrecer a los pacientes y de esa forma contribuir a aliviar o mejorar su calidad de vida. “La medicina nuclear ayuda ya en la etapa de diagnóstico y tratamiento. Si a una mujer le detectan tempranamente un tumor pequeño (por ejemplo) en la mama.

Nosotros acá en medicina nuclear inyectamos el material radiactivo en el tumor y podemos ver que vía linfática sigue ese tumor y que ganglios podrían estar afectados y esto ayuda al cirujano a decidir qué tipo de cirugía va a hacer. Si el cáncer ya migró el cirujano tiene que quitar toda la mama y los ganglios. Pero si en la medicina nuclear le decimos que migró pero ese ganglio no tiene cáncer entonces puede decidir no quitar todo el seno sino hacer una cuadrantectomía”, detalló.

Al ahondar sobre estos tratamientos además recalcó que la medicina nuclear también ayuda en aquellos pacientes que tienen metástasis. Cuando la condición ya se fue a otro tejido. En el caso del cáncer de mama, puede llegar a los ganglios y luego a los huesos. “Puede dar metástasis en el hígado, en el pulmón y en el cerebro. Con la medicina nuclear podemos descubrir si hay metástasis en los huesos. Lo que hacemos es diagnóstico de la invasión linfática o el diagnóstico de la invasión a hueso”, refirió la doctora. 

Es decir que los estudios de medicina nuclear son un gran aporte de la ciencia ya que ayudan a los médicos a encontrar tumores, a saber cuánto el cáncer se ha propagado en el cuerpo y poder incluso, descifrar en qué etapa del cáncer se encuentra el paciente. Además, permite dilucidar si el tratamiento está funcionando.

Según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) estos estudios no causan dolor y normalmente se realizan como un procedimiento ambulatorio (sin hospitalización). El tipo específico de exploración nuclear que se realizará depende del órgano que el médico quiera estudiar, pero ¿qué muestran estos estudios?
La Sociedad -en su portal oficial explica- que los estudios de medicina nuclear crean imágenes basándose en la química del cuerpo en vez de la anatomía y la estructura. Estos estudios usan sustancias líquidas llamadas radionúclidos (también llamadas marcadores o radiofármacos) que liberan niveles bajos de radiación.

De esa manera los tejidos del cuerpo que están afectados por ciertas enfermedades, como el cáncer, pueden absorber más o menos del marcador que los tejidos normales. Unas cámaras especiales recogen el patrón de radiactividad para crear imágenes que muestran el recorrido del marcador y dónde se acumula. Si hay cáncer, el tumor puede aparecer en la imagen como un “punto caliente”; un área de mayor actividad celular y absorción del marcador.


Maneras de reducir el riesgo de cáncer

1. Realízate exámenes rutinarios de detección del cáncer

Te permitirá encontrar cualquier anomalía temprano. Cuando se detecta a tiempo el cáncer y no se ha propagado y es más fácil de tratar. En los cánceres de cuello uterino y de colon, estas pruebas pueden incluso evitar que el cáncer se llegue a desarrollar desde un inicio. 

2. Procura mantener un peso saludable

 El sobrepeso u obesidad constituye un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer, incluyendo los de seno, colon, endometrio, riñón, esófago y páncreas. Puedes controlar tu peso por medio del ejercicio hecho de forma habitual y una alimentación saludable.

3. Realiza ejercicio con regularidad

 La actividad física reduce el riesgo de varios tipos de cáncer. También reduce el riesgo de otras enfermedades graves como diabetes y cardiopatías.

 • Las personas adultas deben realizar al menos 150 minutos de actividad moderada (igual a una caminata rápida) o 75 minutos de actividad enérgica (esto hace que su ritmo cardíaco y su respiración se aceleren y hace que transpire) cada semana, preferiblemente repartido durante toda la semana.

 • Los niños deben realizar al menos 1 hora de actividad moderada o enérgica cada día, teniendo actividad enérgica al menos 3 días a la semana.

4. Aliméntate sanamente

 Algunos estudios muestran que comer una variedad de frutas y verduras, granos integrales y pescado o aves está relacionado con un riesgo más bajo de presentar determinados tipos de cáncer. Por otro lado, comer más carnes procesadas y rojas está relacionado con un riesgo más alto de presentar determinados tipos de cáncer. La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda:

 • Comer al menos el equivalente a 2  tazas de frutas y verduras al día

 • Comer menos carnes rojas (carnes de res, cerdo y cordero) y menos carnes procesadas (tocino, embutidos, fiambres y salchichas).

 • Elegir panes, pastas y cereales integrales en vez de granos refinados y arroz integral en vez de arroz blanco.

5. Evita el tabaco

 El consumo de tabaco en los EUA es responsable de aproximadamente 1 de cada 5 muertes, resultando en alrededor de 480,000 muertes prematuras cada año. Aproximadamente 80% de las muertes de cáncer de pulmón y 30% de las muertes de todos los tipos de cáncer son causadas por el tabaquismo.

6. Limita el consumo de alcohol

Las investigaciones han demostrado que el alcohol puede aumentar su riesgo de padecer determinados tipos de cáncer, incluyendo cáncer de seno, boca, garganta, laringe, esófago, hígado, colon y recto. 

FUENTE: AMERICAN CANCER SOCIETY

Tags:

  • Día Internacional de la Lucha contra El Cáncer

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines