Lo más visto

Más de Salud

El “electrocardiograma” del estómago

Un novedoso sistema, similar a un electrocardiograma tipo “holter”, permite monitorizar la actividad eléctrica en el estómago las 24 horas del día.
Enlace copiado
El “electrocardiograma” del estómago

El “electrocardiograma” del estómago

Enlace copiado

El sistema, similar a un electrocardiograma tipo “holter”, compuesto por unos electrodos que se adhieren a la piel del abdomen, permite monitorizar la actividad eléctrica en el estómago las 24 horas del día y detectar desórdenes gastrointestinales de forma no invasiva. Electroencefalograma, electrocardiograma, electromiograma… A la familia de pruebas médicas que miden respectivamente la actividad eléctrica del cerebro, el corazón y los músculos para ayudar a diagnosticar desórdenes en esos órganos y tejidos se acaba de sumar un nuevo integrante, que se adhiere a la piel y monitoriza los impulsos eléctricos del estómago.

Este sistema portátil, desarrollado por investigadores de la Facultad de Ingeniería Jacobs de la Universidad de California, en San Diego (EUA), se coloca sobre la zona ventral y permite monitorizar la actividad estomacal a lo largo del día de forma tan eficaz como los métodos de vanguardia actuales, según sus creadores.

“Es básicamente como un electrocardiograma pero para el tracto gastrointestinal”, explican sus desarrolladores, el investigador de bioingeniería Armen Gharibans, el profesor de bioingeniería Todd Coleman, el gastroenterólogo David Kunkel y el cronobiólogo Benjamin Smarr.

Este sistema también guarda similitudes con un “holter”, un pequeño dispositivo electrónico conectado a varios electrodos adhesivos que se colocan en el tórax, cuya función es registrar y almacenar el electrocardiograma del paciente durante al menos 24 horas de forma ambulatoria.

“Las señales eléctricas del estómago son 10 veces más débiles que las del corazón, y pueden solaparse con otros ‘ruidos’ orgánicos, como la actividad de la musculatura abdominal al caminar o los latidos cardíacos, por lo que hubo que desarrollar complejos métodos matemáticos para poder capturarlas, amplificarlas, reconocerlas y analizarlas”, añaden los investigadores.

Esta tecnología monitoriza la actividad estomacal con la misma eficacia que los métodos más avanzados, y viene con una app (programa informático para dispositivos móviles) que permite a los pacientes registrar sus comidas, su sueño y otras actividades, exponen los creadores.

Lee también

Comentarios