Lo más visto

“El embarazo ectópico es incompatible con la vida”

Un embarazo ectópico es el que se da fuera del útero. Es importante extraerlo a tiempo, aseguran los expertos, dado que esta complicación se suma a las causas de muerte materna.
Enlace copiado
“El embarazo ectópico es incompatible con la vida”

“El embarazo ectópico es incompatible con la vida”

Enlace copiado

Ocho años después de dar a luz a su primer hijo por vía vaginal, Irma Martínez volvió a quedar embarazada. Sin su conocimiento, un embarazo ectópico se anidaba en su trompa de Falopio izquierda.

“Al hablar de embarazo ectópico nos referimos a aquel embarazo que está fuera de la matriz. Es decir que cuando la unión del óvulo y el espermatozoide se da, esta queda fuera en la zona abdominal a nivel del cérvix o trompas de Falopio. Debemos tener muy claro que un embarazo ectópico es incompatible con la vida”, expresó el coordinador de ginecoobstetricia del Hospital Primero de Mayo del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), doctor Héctor Humberto Hernández.

“Yo planificaba con el DIU (Dispositivo Intrauterino) y me funcionó bien por mucho tiempo, lo llevé por ocho años”, relató Irma. El DIU es un anticonceptivo que puede poner en riesgo a la mujer de sufrir un embarazo ectópico en un porcentaje muy bajo. Esto se da porque el uso de este mecanismo, el cual se sitúa en el útero, produce inflamación en las trompas de Falopio, según un estudio publicado en la revista especializada Human Reproduction.

Irma es una mujer trigueña, su cabello teñido de ocre encendido hace que sus 30 años de vida parezcan menos. Su rostro lo explica todo, ella reitera a cada instante que durante ese proceso tuvo miedo de morir. “Fue una experiencia llena de pánico, el dolor no cesaba y las respuestas por parte de los especialistas eran muy pocas”, recuerda.

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la región todos los días mueren en promedio 16 mujeres, debido a complicaciones del embarazo o el parto; entre estas complicaciones está incluido el embarazo ectópico.

“Yo soy enfermera y tuve la primera sospecha al leer un poco más sobre el tema. Sentí un gran dolor de hombros, no sé cómo explicarlo, era demasiado fuerte. Sentí que se me desgarraba todo. Fui a consulta y me inyectaron un relajante muscular todos los días por una semana”, dijo. El dolor cesó y decidió no acercarse a ningún centro hospitalario.

“Al mes después de ese episodio ya me vi con un dolor de vientre enorme, sentí que me moría. Le pedí a mi pareja que me llevara al hospital. Y me ingresaron en un hospital de Sonsonate”, dijo Irma.

Embarazo ectópico y aborto, dos cosas diferentes

El especialista aseguró que: “Es importante dejar claro que un embarazo ectópico no es igual a un aborto. La mayoría de mujeres con este cuadro tienen complicaciones como hemorragias, dado que se rompe la trompa de Falopio. Y si esta se rompe y la mujer no recibe un tratamiento oportuno, la mujer llegaría a sangrar tanto internamente, provocando un shock hipovolémico y, por ende, la muerte es casi 100 % probable”.

El shock hipovolémico se refiere a la pérdida grave de sangre o líquidos que hace que el corazón sea incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo.

Según Hernández, es importante actuar con inmediatez dado que la vida de la madre está en riesgo. “En estos casos se podrían acumular tres litros de sangre en la zona, de los cinco que circulan en el cuerpo”, aseguró el especialista.

Sin embargo, a pesar de los síntomas, a Irma no la atendieron por embarazo ectópico. “Primero me dijeron que era apendicitis, entonces bajo esa indicación entré. Incluso, hubo un médico que dijo que tenía colitis nerviosa y que lo mejor era que no me operaran”.

“Muchas veces el embarazo ectópico que puede confundir con apendicitis o un fibroma, dado al intenso dolor abdominal, pero lo que nos ayuda es la ultrasonografía”, dijo Hernández.

Irma aseguró que le pidió al médico una ultrasonografía, porque creía que era embarazo ectópico, por lo que había leído en sus diversos textos de enfermería. Su petición no fue atendida.

“Cuando el especialista se da cuenta a tiempo se le indica una ultrasonografía a la paciente y ahí se encuentra la formación de una masa a nivel de las trompas de Falopio, en su mayoría. Si no se ha roto y cumple ciertos criterios se le puede dar un manejo médico, con el objetivo de cuidar los órganos”, explicó mientras aseguró que para salvar la anatomía de la mujer y si el cuadro lo permite, los médicos se toman la tarea de evacuar el embrión (llamado así cuando no cumple las 20 semanas) con una inyección intramuscular llamada metotrexato. “Nos interesa conservar la anatomía normal a la mujer para que exista la posibilidad que se vuelva a embarazar. Y luego de la inyección se debe hacer un control para notar que no queden restos”, enfatizó.

Pero ¿puede un embarazo ectópico llegar a término? Hernández aseguró que en su gran mayoría no, a excepción de los embarazos abdominales, los cuales se catalogan como de “altísimo riesgo”.

El embarazo de Irma estaba localizado en la trompa de Falopio izquierda. Ella describe que durante la noche en el hospital su estómago se infló como una pelota de básquetbol. “Yo solo podía pensar en mi hijo. Lo bueno que al siguiente día llegó un doctor que regañó a los demás y les dijo que por qué no me habían metido a sala, pues mis glóbulos blancos estaban mal, en ese momento yo estaba casi inconsciente de dolor”.

El médico aseguró que la mayoría de mujeres que presentan un cuadro de embarazo ectópico rondan las seis semanas de embarazo. Irma tenía cinco.

“Cuando me entraron a sala solo sentí que me dormí, por la anestesia. Al despertar, el doctor me dijo que me operaron el apéndice, pero además me había hecho una especie de cesárea por el embarazo ectópico. Ellos tuvieron que quitar mi trompa de Falopio y me hicieron dos heridas que han causado graves estragos en mi autoestima”.

El especialista

“Los casos de embarazos ectópicos no son muy frecuentes, quizá simbolizan el 4 % de un total de 20,000 mujeres que se atienden en el hospital”, detalló Hernández.

Asimismo, agregó que este tipo de embarazo se da porque la implantación es muy lenta o incluso en mujeres que fueron esterilizadas. “El médico tiene el deber de informar a estas pacientes sobre este tipo de cuadro posible”.

Además, antes de la cirugía es importante que sepan que “la paciente llega a sala con un consentimiento informado y le explicamos la situación y porcentaje de sobrevida. De nuevo, repito que el embarazo ectópico no es compatible con la vida, no es un aborto y a nivel institucional tenemos un protocolo para actuar”, aseguró el doctor.

“Muchas veces se confunde este tema por un aborto y como médicos estamos apretados para actuar, pero si no se hace, es la vida de la madre la que al final termina. La gente debe saber que las leyes del país lo que nos prohíben es la práctica de un aborto y en el seguro eso no se hace”, recalcó.

Respecto al futuro de la mujer que tuvo un episodio de este tipo, el doctor aseguró que ella tendrá posibilidades de quedar nuevamente embarazada. “Estar en un tratamiento hormonal o la edad son cosas que no influyen. Estas son situaciones causales”, dijo el especialista.

Aparte de los evidentes daños físicos, Irma sufrió daño psicológico. “Esto me ha afectado mucho en mi autoestima, quisiera que mi aspecto mejorara. Esto no era necesario, pues se pudo detectar a tiempo y no tener estas cicatrices”, concluyó. Irma ahora práctica baloncesto con su hijo y va al gimnasio a diario para contrarrestar los daños.

Lee también

Comentarios