Lo más visto

El papel que juegan las madres en la salud oral de sus hijos

Enlace copiado
Enlace copiado
Las madres jugamos un papel fundamental en todas las áreas de la vida de los pequeños: en el ámbito físico, mental, espiritual; nos preocupamos por su salud plena desde la concepción. Al nacer, no faltan las visitas al pediatra; ante cualquier signo o síntoma extraño, salimos corriendo a consulta. Y en la salud bucal, ¿jugamos el mismo papel?

Hablar del cuidado de la salud oral de ellos no comienza cuando sale el primer diente, sino mucho antes de que la madre salga embarazada y durante el embarazo. La nutrición y la ingesta de ciertos nutrientes y suplementos debe ayudar a la formación de los dientes del bebé durante la gestación. Es indispensable la ingesta adecuada de calcio para asegurar la formación de un diente con fortaleza en sus estructuras.

Aunque no tengan dientes, deberá pasarse una gasa con agua estéril y limpiar residuos, este es un buen hábito para que el bebé comience a experimentar la sensación de limpieza después de alimentarse, generalmente basta con hacerlo una vez al día. Estudios científicos han comprobado que entre mayor tiempo se le dé lactancia maternal al bebé, mayor probabilidad de dientes sanos, además de brindar un correcto desarrollo de la boca. Una vez sale su primer diente, alrededor de los seis meses (aunque puede ser antes o un poco después), la gasa ya no bastará. Existen pastas dentales que son de entrenamiento, es decir que podrá limpiarse y no existirá problema alguno si la traga; hay cepillos dentales como dedales que también tienen esta función. A los seis meses es bueno acudir a la primera visita al odontopediatra sencillamente para que el bebé se familiarice con el sillón dental y el especialista pueda ir haciendo ya un control de erupción dentaría e ir prediciendo si a futuro necesitará tratamiento de corrección o ir eliminando hábitos como chupar dedo, pepe, entre otros. En toda esta etapa es importante estar en conexión directa con el pediatra, ya que ciertos medicamentos podrían manchar de manera definitiva el germen dental de los dientes permanentes que ya están en proceso de formación. Es importante no dejar por las noches el biberón con leche y procurar que el bebé no se duerma sin su respectiva higiene bucal.

¿Cuándo deberá cepillarse los dientes? Una vez comience a comer, el padre de familia debe hacerlo por él, pero cuando ya agarre la cuchara para alimentarse solo, es momento que comience él solo a cepillarse. Es importante hacerlo como un juego divertido y que se acostumbre a hacerlo tres veces al día. La pasta dental debe ser natural sin floruro, hasta que el niño aprenda a escupir.

Siempre he creído que el ejemplo arrastra más que 1,000 palabras. Si los padres comen dulces, postres, refrescos, comida alta en carbohidratos, también el niño lo hará. Su lonchera para el colegio es de vital importancia, pues la buena nutrición contribuye a evitar enfermedades a futuro que puedan perjudicar su salud en general. Si los niños observan que sus padres tienen un cuidado excelente de su higiene dental: uso de seda dental, cepillado tres veces al día, un excelente aliento y van a visitas periódicas al odontólogo para sus limpiezas profesionales, ese es el ejemplo que tendrán sus pequeños y perderán el famoso miedo de ir al sillón dental. No hay ahorro más grande que la prevención y evitar llegar con dolor o cuando ya un diente no tiene salvación.

Recomendaciones útiles:

-Revisar regularmente la boca de su hijo.

-Felicitarlo de vez en cuando por hacer un buen trabajo en el cuidado de la boca.

-Limitar el consumo de dulces.

-Ser un buen ejemplo con el cuidado regular de la boca.

-Enseñarle cómo realizar el cuidado de los dientes.

-Usar la seda dental al principio puede ser complicado para el niño; empezar mostrándole primero cómo lo hacemos nosotros.

-Ir al dentista tiene que ser una buena experiencia para padres e hijos.

-No pasar los miedos propios al niño, ni asustarlo (el típico “no te va a doler”).

-Sonreír frecuentemente para mostrarle la importancia de una boca sana.

-Asegurar que el cepillo está en buenas condiciones.
 

Tags:

  • Dra. Claudia Basagoitia Calderón
  • Odontólogo Prostodoncista
  • salud oral
  • dientes

Lee también

Comentarios