El “por qué” comenzar los controles a inicio de año. Enero 2016

En mucha publicidad e incluso su odontólogo le dice: “Visite a su odontólogo cada seis meses”, y es una verdad que se cumple a medias, porque no todos los pacientes tienen como estilo de vida hacerse chequeos periódicos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Odontóloga prostodoncista

Alguna vez un paciente me hizo una comparación y me dijo: “Ya comprendí que la boca es igual que mi carro, así como hay que hacerle cambio de aceite, revisar que las llantas estén en buenas condiciones, que repuestos hay que cambiar y más, así es mi boca”. Desafortunadamente, no todos los pacientes toman una visita control de esta manera.   Al igual que las llantas del vehículo y otros repuestos se desgastan, maltratan, así es la cavidad oral, debe examinarse y ver las condiciones en la que se encuentra.

Cuando existen tratamientos de canales, restauraciones, coronas, implantes, el control debe realizarse disciplinadamente cada seis meses, pues una vez hecho el tratamiento, el uso y cuidado que se le dé, depende en un 90 % del paciente. Es obligación del odontólogo mostrar fotografías y radiografías de secuencia y finalizado el tratamiento para tener un parámetro de comparación qué podría pasar después.

Siempre es importante tomar en cuenta, que un porcentaje muy alto del éxito del tratamiento no solo depende de la calidad de él, sino de los hábitos y la obediencia del paciente a seguir las instrucciones al pie de la letra. Por ejemplo: pacientes que acumulan sarro con mayor frecuencia, realizar la técnica de higiene adecuada con el uso de hilo (estudios demuestran que un porcentaje muy bajo lo utilizan), o realizarse limpieza profesional cada tres meses. Utilizar una guarda o férula oclusal nocturna y no se la coloca con la disciplina que esta requiere, seguramente va a fallar o el tratamiento realizado o su diente que ha estado en buenas condiciones. Desafortunadamente, el apretar/rechinar de dientes causa mucho estrago irreversible en la cavidad oral.

¿Qué sucede si el paciente se siente “bien” y no se realizó un mantenimiento con el odontólogo?

Dependiendo de la dieta y los hábitos no funcionales del paciente los dientes se van “desgastando” y pueda que el tratamiento que quedó en perfectas condiciones tres años después no va a estar igual. Puede formar caries dental, formar bolsas en la encía hasta perder hueso, fractura en raíces, lesiones en medio de la raíz llamadas lesiones de furca, puede existir un cambio en la mordida que repercuta directamente en el diente.

El problema radica que por no acudir a controles periódicos donde se compare como está funcionando el tratamiento, esperan sentir molestia o algún signo que ya algo no está bien y al presentarse a consulta, es demasiado tarde.

¿Por qué cada seis meses? Porque estudios en odontología preventiva han comprobado que los cambios en el entorno del diente, hueso, encía, esmalte e incluso cicatrización de lesiones se observan en este tiempo. Los cambios sistémicos en el paciente así como la calidad de la saliva pudo cambiar en este tiempo, mujeres que entran en menopausia, cambios hormonales y más. Si un tratamiento fracasa, generalmente da signos y síntomas en este tiempo, de lo contrario, es que se mantiene por más tiempo en la boca.

Si usted no ha visitado a su odontólogo en los últimos seis meses, haga tiempo y comience bien su año para que le examinen en qué condiciones se encuentra. Recuerde, la salud entra por su boca.

Tags:

  • salud bucal
  • odontología
  • dientes
  • sarro
  • caries
  • higiene

Lee también

Comentarios

Newsletter