Lo más visto

El tesoro que esconde tu intestino

Enlace copiado
El tesoro que esconde tu intestino

El tesoro que esconde tu intestino

Enlace copiado

El sistema gastrointestinal es una maravilla de nuestro cuerpo, que nos permite digerir y absorber los alimentos, transportar agua y sales, protegiéndonos al mismo tiempo de agresiones que ingresan por la boca todos los días. Se ha calculado que la superficie de la barrera interna que reviste los intestinos alcanza unos 250 metros cuadrados, gracias a la unión de varias capas de células dispuestas de tal forma que se convierten en una barrera de protección en estrecha colaboración con el tejido inmunológico que actúa como una especie de policía que detecta todo tipo de intrusos en nuestro organismo.

El secreto de este milagro biológico es el de permitir que podamos alimentarnos sin poner en riesgo nuestra salud. Cada día, la barrera intestinal y el sistema de defensa interactúan con las substancias derivadas de los alimentos y de otras partículas, y desencadena reacciones normales, o anormales bajo la forma de alergias alimentarias o intolerancias. Uno de los componentes que posibilitan que este sistema complejo funcione adecuadamente se relaciona con la flora intestinal, es decir, a las bacterias que habitan en nosotros desde el primer día que venimos al mundo.

Cuando nacemos y antes de llorar por primera vez, literalmente ingerimos fluidos o líquidos presentes en el área vaginal de nuestra madre, los cuales tienen millones de bacterias "buenas" que llegan hasta nuestro intestino grueso, donde se multiplican rápidamente. Desde ese momento y hasta nuestra muerte, estas bacterias se convierten en aliadas de nuestra salud, ya que realizan diversas funciones: digieren la fibra de los alimentos, producen substancias que protegen la barrera intestinal, sintetizan vitamina K, y mantienen el equilibrio gracias a que su diversidad no permite el crecimiento de los microorganismos que provocan enfermedades. Por estas razones, nacer por vía vaginal, promover la lactancia materna y la alimentación equilibrada son vitales para garantizar que las bacterias intestinales se desarrollen con la diversidad necesaria para protegernos.

En la actualidad, se sabe que hay una comunicación directa entre la flora intestinal y los sitios lejanos tales como el cerebro. Por esta razón, la ciencia está empezando a comprender cómo las enfermedades podrían ocasionarse por el desequilibrio de estas bacterias. La obesidad, párkinson, demencia, diabetes, cirrosis son algunas de las enfermedades que están ligadas a estas alteraciones. Por lo tanto, la próxima vez que comas recuerda que todo lo que llevas a la boca afectará de forma directa a estas bacterias. La dieta rica en grasas, alimentos procesados y harinas bajas en fibra estimularán el crecimiento de bacterias negativas en nuestro intestino grueso, cuyos desechos inflamatorios afectarán de forma directa la delicada membrana de protección intestinal. De esta forma, estas substancias y otras partículas son capaces de llegar a la sangre y activar una cascada inflamatoria, disminuyendo nuestra capacidad de procesar las grasas y carbohidratos en la dieta de forma adecuada, o afectando nuestro metabolismo y el gasto de energía.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra flora intestinal? Primero, educar a las nuevas generaciones para que se fomente el parto normal, la lactancia materna y la alimentación adecuada en los primeros años de vida. En la vida adulta se debe promover la dieta rica en fibra, baja en azúcares procesados y grasas. Otra opción de tratamiento que abordaré en otro artículo consiste en el uso de probióticos, que son bacterias "buenas" aisladas de seres humanos, con características especiales (el yogur normal no es un probiótico) que pueden mejorar la flora intestinal gracias a diferentes mecanismos. Otra perspectiva de tratamiento es el trasplante fecal: usar las heces de una persona sana para transformar la flora intestinal de una persona enferma o en riesgo, lo cual no es ciencia ficción, pues ya está ocurriendo en modelos de investigación.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines