Lo más visto

Más de Salud

El tratamiento endodóncico es uno de los pilares de la odontología actual

Se dice que fracasa un tratamiento de endodoncia cuando se presenta malestares como dolor repentino, o provocado al masticar y movilidad del diente, además de cambio de coloración en un tono grisáceo
Enlace copiado
Enlace copiado
La limpieza y ensanchamiento del interior de las raíces dentales, tiene como objetivo eliminar de los mismos todo resto de tejido blando necrótico y bacterias, así como la posterior obturación compacta y tridimensional del sistema de conductos radiculares, impidiendo la presencia de microorganismos en ellos.

De este modo se consigue mantener la pieza dental sin recurrir a extracciones, que nos llevarían a realizar reposiciones protésicas que nunca podrán sustituir la funcionalidad de un diente propio. Cuando se realiza por primera vez el tratamiento de endodoncia en un diente, es con la finalidad de hacer que permanezca más tiempo dentro de la boca cumpliendo con sus funciones de masticación, estéticos y por supuesto que las de fonación.

Algunas veces puede volver a contaminarse una endodoncia, si el paciente deja pasar demasiado tiempo, después de haber realizado la endodoncia en la reconstrucción y colocación de corona.

Se dice que fracasa un tratamiento de endodoncia cuando se presenta malestares como dolor repentino, o provocado al masticar y movilidad del diente, además de cambio de coloración en un tono grisáceo. Mientras que en la radiografía el dentista observara anormalidades alrededor de la raíz del diente (zona radiolúcida periapical) en el hueso y en el interior de la raíz o raíces del diente (conducto radicular).

Esto significa que hay actividad de bacterias en el interior del hueso y/o el diente. Una vez que el dentista ha diagnosticado que la endodoncia fracaso, no siempre es necesario extraer el diente. Pues se puede realizar un retratamiento de conductos, es decir nuevamente se practicara una endodoncia. En donde se retirara por completo el material con el que esta obturado el diente.

Ya retirada la obturación se realizara la endodoncia con la técnica acostumbrada, en esta ocasión el dentista debe tener sumo cuidado de realizar un óptimo limado de las paredes del conducto radicular, dándole forma cónica y teniendo cuidado de no sobre desgastar el conducto y la curvatura. Y finalmente una óptima obturación respetando el CDC (unión cemento, dentina y conducto) para que en esta ocasión se dé la cicatrización en el ápice radicular (vértice de la raíz).

Una vez terminado el retratamiento de conductos, se monitoreara al paciente cada 6 meses tomando una radiografía dentó-alveolar en donde se observara la evolución de regeneración del hueso peri-apical frente al tratamiento.

La sugerencia que se le hace al paciente de someterse a un retratamiento de endodoncia como primera alternativa antes de la extracción es porque la sensación de masticación que nos dan nuestros dientes naturales sobrepasa a los postizos, que ni la prótesis más sofisticada, cuales quiera que sean los materiales de auge con el que esté elaborada, nos podría brindar.

La endodoncia no tiene la garantía de un éxito rotundo, ya que el pronóstico depende de la reacción de cada persona ante un nuevo material dentro de su boca, además de la habilidad que el dentista tenga para realizar este tratamiento que requiere de paciencia y destreza.

Tags:

  • endodoncia
  • tratamiento
  • dientes
  • muelas
  • protesis

Lee también

Comentarios