En busca de una vacuna contra cada cáncer

Dos estudios iniciales en humanos arrojan esperanzadores resultados en la creación de fármacos para personas específicas.
Enlace copiado
En busca de una vacuna contra cada cáncer

En busca de una vacuna contra cada cáncer

En busca de una vacuna contra cada cáncer

En busca de una vacuna contra cada cáncer

En busca de una vacuna contra cada cáncer

En busca de una vacuna contra cada cáncer

En busca de una vacuna contra cada cáncer

En busca de una vacuna contra cada cáncer

Enlace copiado
La posibilidad de ayudar al propio sistema inmune a combatir el cáncer se ha convertido en un enfoque prometedor en los últimos años. Para algunos tipos de cáncer de muy mal pronóstico, como el melanoma con metástasis, se ha pasado de esperanzas de vida de menos de seis meses a superar los cinco años. Sin embargo, es difícil identificar qué pacientes se van a beneficiar de estas terapias y en qué grado. Los tratamientos no tienen la simplicidad de algunas terapias dirigidas en las que un fármaco bloquea el efecto de una proteína que produce el cáncer encajándose a ella como si fuesen dos piezas de un puzzle. La inmunidad es algo muy personal.

Una de las estrategias para mejorar los efectos de estos tratamientos y hacer sus efectos más previsibles son las vacunas. Estas vacunas son similares a las que se emplean para prevenir el ataque de virus. Como sucede con la gripe o la hepatitis, se diseña un fármaco con un antígeno tumoral, una sustancia que se encuentra en la superficie de la célula cancerosa y la hace distinguible de las normales. Igual que sucede con los virus, gracias a esas sustancias, el sistema inmune queda capacitado para combatir a unas células que antes no era capaz de eliminar.

Estudios

La revista Nature publicó los resultados de dos estudios iniciales en humanos que muestran las posibilidades de crear vacunas para tipos de cáncer concretos en personas específicas.

En el primero de ellos, liderado por Catherine Wu, un equipo de científicos del Instituto para el Cáncer Dana-Farber y el Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard creó vacunas con hasta 20 neoantígenos diferentes asociados a las mutaciones en melanomas de seis pacientes. Tras 25 meses de seguimiento, cuatro de los pacientes tratados no habían sufrido recaída. En dos, el cáncer había regresado, pero los investigadores lograron hacer retroceder del todo la enfermedad empleando una de las inmunoterapias más convencionales, un fármaco que ataca a las proteínas PD1 con que las células de cáncer se protegen de los linfocitos.

En un segundo ensayo, liderado por Ugur Sahin, de Biopharmaceutical New Technologies (BioNTech) de Maguncia (Alemania), los investigadores crearon vacunas dirigidas a hasta 10 mutaciones en 13 pacientes con melanoma. Con una técnica de empaquetamiento de ARN para provocar la respuesta inmune, lograron que ocho de los pacientes permaneciesen libres de tumores tras 23 meses de seguimiento. Cinco, sufrieron recaídas antes de comenzar con la vacunación, dos de ellos tuvieron alguna respuesta después de recibirla y uno experimentó una regresión total después de combinar la vacuna con una terapia anti PD1.

“Se trata de dos trabajos de extraordinario interés, una prueba de concepto de que se puede vacunar para neoantígenos de tumores”, opina Ignacio Melero, inmunólogo de la Clínica Universitaria de Navarra y el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de Pamplona.

A partir de ahora, los autores de los trabajos deberán demostrar que esta prueba de concepto puede ser eficaz en grandes grupos de pacientes. Además, tendrán que empezar a pensar en cómo se puede hacer asequible esta tecnología. La necesidad de crear vacunas específicas para cada paciente hace que, al menos de momento, el precio de este tipo de tratamientos sea prohibitivo.

Reconociendo este reto, Wu cree que “escalando la producción de la vacuna, potencialmente auspiciada por una compañía, se puede superar este obstáculo, permitiendo mayores ensayos clínicos y, esperemos, produciendo una terapia para el cáncer”. Melero coincide en que, “si además se tiene en cuenta que el tratamiento óptimo es una combinación con otros fármacos, el costo de los dos elementos puede multiplicar el costo”. No obstante, cree que por ahora lo más importante es hacer la prueba de concepto. En el futuro confía que: “como hemos visto con muchas tecnologías en el pasado, se logren optimizar los procesos y hacer asequible el tratamiento”.
 

Tags:

  • vacuna
  • cáncer
  • tratamiento
  • salud
  • avances médicos

Lee también

Comentarios

Newsletter