Lo más visto

¡En un zas… el niño se hirió!

Las heridas profundas o graves por lo general son las que implican músculos, nervios y órganos internos. Dependiendo de la gravedad de la herida, será necesario llevar el niño al pediatra.
Enlace copiado
Enlace copiado
Las heridas o lesiones en la piel son comunes en los niños pequeños y no tan pequeños, por eso todos los padres deben estar preparados para actuar en caso de que sus hijos sufran algún tipo de herida, así como para evitarlas.

¿Qué son las heridas? Las heridas son lesiones que rompen la integridad de la piel. Las heridas, así como los cortes, rasguños y rozaduras pueden ser producidas por golpes, caídas, por la rotura de cristales, el uso de latas, cuchillos, tijeras, y por accidentes ajenos a ellos, en el hogar o fuera de él. Pueden ser superficiales o profundas.

Las superficiales o leves, no requieren intervención médica. En la mayoría de los casos, solo requieren limpieza, la aplicación de un antiséptico y protección. Las heridas profundas o graves por lo general son las que implican músculos, nervios y órganos internos. Dependiendo de la gravedad de la herida, será necesario llevar el niño al pediatra. Este es el caso, por ejemplo, de una hemorragia persistente, un golpe muy fuerte o una fractura.

Es importante conocer su origen, ya que el tratamiento estará condicionado en gran medida al agente que la provoca. 

¿Qué debe hacer en caso de que su hijo sufra una herida?

• Antes de hacer cualquier otra cosa, lávese las manos.
• Evite además tener contacto directo con la sangre o herida para no infectarla.
• Trate de detener la hemorragia presionando directamente sobre la herida con un pañuelo, gasa o apósito limpio.
• Limpie la herida con agua limpia y deje que el agua corra sobre la herida para limpiarla y arrastrar cuerpos extraños.
• Seque la piel que rodea la herida sin tocarla y cubrirla con apósito, tela o pañuelo limpio.
• Y no olvide que usted trató la emergencia, pero que su hijo necesita acudir al médico. Llévelo al pediatra o la unidad de salud.

¿Qué no debe hacer con las heridas?

• Frotar la herida o aplicar remedios caseros como: cal, tomate, aceite de bebé, cremas de mentol o cualquier otra crema con antibiótico o cicatrizante.
• Poner vendajes apretados.
• Cauterizar o quemar la herida.
• Intentar extraer cuerpos extraños o reacomodar huesos si hubiera fractura.
• Usar algodón o alcohol en la herida.
• Retrasar la asistencia médica. No debe tardarse más de 4 a 6 horas.

¿Cuándo es conveniente solicitar asistencia médica inmediata?

• La herida del niño se torna dolorosa, roja o hinchada.
• La herida del niño secreta un líquido de color amarillento o verdoso.
• Su niño tiene fiebre dentro de las 72 horas posteriores.
• La herida del niño se abre o comienza a sangrar.

Tome en cuenta las siguientes medidas de seguridad para evitar una herida:
• Uso de cinturones de seguridad apropiados para el vehículo, sillas de comer, coches, etc.
• Regulaciones para llaves de agua caliente, tapaderas y cerraduras.
• Vaciar el agua innecesaria de las duchas, tinas, etc. para evitar un deslizamiento.
• Comprar muebles infantiles adecuados sin filos y puntas
• Asegurar los patios de juegos
• Compra de juguetes adecuados para los niños (sin filos, ni puntas)
• No permitir que el niño juegue con objetos cortopuzantes: cuchillos, tijeras, navajas, (cualquier objeto que tenga filo).

Esperamos que esta guía práctica haya sido útil para que usted conozca más sobre las heridas pero sobre todo para identificar qué situaciones pueden poner en riesgo la integridad física de su hijo y evitarlas.

Tags:

  • heridas
  • sangra
  • superficie
  • latas
  • rozaduras
  • pediatra
  • tratamiento
  • fractura
  • hueso
  • organos
  • salud

Lee también

Comentarios