Endometriosis, más allá de una enfermedad

Infertilidad y sangrado entre períodos son algunos síntomas de la endometriosis. Esta es una enfermedad que muchas veces es silenciosa y afecta la calidad de vida de las mujeres en edad fértil. Descubre más a continuación.
Enlace copiado
Endometriosis, más allá de una enfermedad

Endometriosis, más allá de una enfermedad

Endometriosis, más allá de una enfermedad

Endometriosis, más allá de una enfermedad

Enlace copiado
Con mucha razón se dice que la mujer es una caja de sorpresas, más cuando a cuidados de la salud se refiere. Ser frecuentes, pacientes y atentas a “las enfermedades silenciosas” como la endometriosis debe ser prioridad.

Para entender un poco más sobre esta enfermedad, la ginecoobstetra y especialista en medicina reproductiva Clarissa Castro, del Hospital Nacional de la Mujer Dra. María Isabel Rodríguez, dio una breve explicación: “La endometriosis es una enfermedad benigna que se define como la presencia de tejido endometrial fuera del útero. Es importante mencionar que el endometrio responde al ciclo hormonal para crecer de tamaño y posterior a la ovulación, si no hay embarazo, este se desprende de forma normal y es lo que vemos en la menstruación”, comentó.

En la guía clínica de ginecología y obstetricia del Ministerio de Salud de El Salvador de 2012 se menciona que su frecuencia, según estudios multicéntricos, es entre el 3% y 10% en mujeres en edad reproductiva. Sin embargo, la prevalencia en adolescentes con dolor pélvico o dismenorrea severa es del 50%.

Castro aseguró que los síntomas varían según la ubicación del tejido endometrial, dado que pueden estar presentes en ovarios, intestinos, recto, vejiga y hasta en la zona pélvica.

“Para hacer el diagnóstico inicialmente nos basamos en una sospecha diagnóstica, es decir tomamos en cuenta síntomas, antecedentes familiares, antecedente de pérdidas gestacionales o infertilidad; sin embargo, el diagnóstico definitivo se hace con la visualización directa de las lesiones con diversos exámenes”, determinó la especialista, y añadió que mucho influye la sintomatología en el diagnóstico, pues hay un porcentaje de hasta 20% que es asintomático (nunca sintieron síntomas) y de hasta un 35% en donde el hallazgo es incidental (lo encontraron por accidente en una cirugía), y por estas razones es muy difícil encontrar un diagnóstico rápidamente.

Sin embargo, los síntomas notorios son: períodos menstruales sumamente dolorosos, dolor abdominal bajo antes y durante la menstruación, dolor intenso durante o después de la relación sexual, dolor en la parte baja de la espalda en cualquier momento del ciclo y cólicos semanas antes de la menstruación.

Esta enfermedad se da con frecuencia en la edad fértil, pero con especial incidencia entre los 25 a 35 años, dañando la calidad de vida de la paciente (su vida sexual y hasta psicológica cuando no hay un diagnóstico claro), según comentó la ginecóloga.

“El tratamiento depende de las manifestaciones. Si la queja de la paciente es el dolor se puede iniciar el tratamiento con analgésicos de tipo AINES (anti inflamatorios no esteroideos) o la inducción de la amenorrea. Pero si su queja principal es la infertilidad, se deberá realizar un completo estudio de infertilidad para descartar o tratar otras causas asociadas”, precisó.

Es importante saber que si no hay quistes o adherencias no será necesaria la cirugía, dado que lo mejor es realizar un tratamiento únicamente con el manejo de fármacos, pues es una enfermedad que no tiene cura.

Tags:

  • endometriosis
  • ginecología
  • dra. clarissa castro
  • fibromas

Lee también

Comentarios

Newsletter