Enfermedad renal y los beneficios con células madre

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad renal crónica afecta aproximadamente al 10 % de la población mundial, lo que genera una demanda muy grande en tratamientos de sustitución renal como trasplantes de riñón y procedimientos de hemodiálisis.
Enlace copiado
Enlace copiado
Lamentablemente no existen suficientes donaciones renales que logren cubrir estas necesidades o recursos económicos aceptables en los sistemas de salud mundial para hacer frente a esta demanda.

La enfermedad renal se produce cuando los riñones no son capaces de filtrar adecuadamente las toxinas y otras sustancias de desecho de la sangre, lo que genera un deterioro de las células renales, provocando la presencia de diversos síntomas, como pueden ser sensación de malestar general y fatiga, dolores de cabeza, picazón generalizada, resequedad y cambio de coloración de la piel, náuseas, pérdida de peso, problemas con la actividad sexual, hinchazón de pies, dolor óseo, entre otros.

Las causas principales de enfermedad renal crónica son la diabetes mellitus, secundario a enfermedades infecciosas o autoinmunes, como el lupus, así como también a problemas de hipertensión arterial sistémica, el cual es un factor de riesgo importante y que generalmente acompaña a la diabetes mellitus.

Un gran desafío para la comunidad médica es su temprana detección ya que la enfermedad renal empeora lentamente durante meses o años y es posible que no se note ningún síntoma durante algún tiempo. La pérdida de la función puede ser tan lenta que la persona no presenta síntomas hasta que los riñones casi hayan dejado de trabajar, lo que deriva penosamente en la necesidad de implementar un procedimiento de sustitución renal ya sea hemodiálisis o bien el trasplante de riñones.

Hasta hace poco, se tenía la creencia de que el deterioro de los riñones, causado por insuficiencia renal era un proceso irreversible, donde los pacientes con esta enfermedad, tenían que someterse forzosamente alguna de las terapias de sustitución renal. Pero hoy en día las terapias basadas en células madre adultas pueden ofrecer una solución alternativa que ayuda a los pacientes a tener una mejor calidad de vida y posponer o evitar el proceso de hemodiálisis o trasplante renal.

Recordemos que las células madre tienen un potencial extraordinario para convertirse en diferentes tipos de células en el cuerpo durante la vida temprana y el crecimiento. Cuando una célula madre se divide, cada nueva célula tiene el potencial ya sea para seguir siendo una célula madre o convertirse en otro tipo de célula con una función más especializada, tal como una célula muscular, un glóbulo rojo o una célula del cerebro.

Importantes centros médicos de investigación en Estados Unidos, como el Instituto de Células Madre de la Universidad de Harvard y el Instituto de Células madres y medicina regenerativa de la Escuela de Medicina de Stanford, han demostrado que el riñón puede repararse a sí mismo, desde sus células madre, ayudando a las células renales a crecer, a inhibir la muerte celular y a fomentar las propias células madre del riñón en la regeneración de tejido renal.

La terapia celular con células madre tiene una importante aplicación preventiva y también cambia el panorama para los pacientes que antes tenían que padecer las complicaciones de la insuficiencia renal crónica, permitiéndoles mejorar su sintomatología, como por ejemplo: disminución del edema, náuseas, tinte ictérico, cansancio, calambres, entumecimiento, asimismo mejorando los niveles de creatinina y urea en el cuerpo al incrementar el funcionamiento renal y en definitiva mejorando la calidad de vida de la persona. Para más información médica sobre este tipo de tratamiento con células madre, puedes llamar a los teléfonos: (503) 2263-0101 y 2263-0202 o visitar www.esmedcenter.com

Tags:

  • celulas madres
  • enfermedad renal
  • guillermo galvan orlich

Lee también

Comentarios

Newsletter