Lo más visto

Enfermedades más comunes en su primer año de vida

Durante el primer año de vida de un bebé se pueden presentar diversas enfermedades de las cuales se debe estar muy atentos, dado que algunas pueden ser muy peligrosas.
Enlace copiado
Enfermedades más comunes en su primer año de vida

Enfermedades más comunes en su primer año de vida

Enlace copiado

La salud de los menores en su primer año de vida es esencial, dado que es ahí donde se forman las defensas y evolucionan diversos aspectos físicos como la vista, facilidad motriz y más. Sin embargo, en esta etapa de la vida son muchas enfermedades las que pueden surgir y si no se está atento pueden llegar a complicarse y ser muy peligrosas. Los especialistas señalan cinco enfermedades comunes de las que se debe estar muy atento: infecciones respiratorias, otitis (infección en los oídos), gastroenteritis, infecciones de orina e infecciones cutáneas.

“El primer año se divide en dos tiempos, el primero entre 0-3 meses y de 3-12 meses. El primero es de mayor riesgo, dado que si se da una infección puede convertirse en una enfermedad grave”, expresó la pediatra infectóloga Lourdes Dueñas.

¿Cómo pueden notar algún malestar? “Lo principal es la tendencia a la fiebre”, dijo, y añadió que si un niño tiene una fiebre de más de 38.5 grados centígrados, deja de comer o duerme más de lo normal, son signos a tomar en cuenta.

“Hay que recordar que a esta edad (0-3 meses) los niños no tienen vacunas, apenas se han puesto la de los dos meses. Además, si el niño no recibe la lactancia materna eso se convierte en un riesgo más, dado que por medio de ella se le brindan defensas al bebé”, expresó.

Otro dato que compartió la especialista es que es importante que en los primeros tres meses de vida los padres no expongan a sus hijos en lugares muy aglomerados de personas, dado que ahí habitan más virus y bacterias en el ambiente.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades respiratorias afectan a las vías respiratorias, incluidas las vías nasales, los bronquios y los pulmones. También incluyen desde infecciones agudas como la neumonía y la bronquitis a enfermedades crónicas como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Según Dueñas, el 90 % de menores afectados con una enfermedad respiratoria es consecuencia de un virus; sin embargo, el desarrollo de este dependerá de los cuidados y de factores como el peso del menor al nacer o una malformación congénita. “Una complicación de una enfermedad respiratoria común, pueden ser dos: la otitis (infección en el oído) y la sinusitis”, dijo.

Problemas intestinales y de la piel

“Las enfermedades gastrointestinales son las más comunes, luego de las respiratorias”, aseguró. Lo más importante en este punto es no medicar a sus hijos sin antes consultar a un especialista.

“Para prevenir las enfermedades gastrointestinales en los niños es importante el aseo. Por ejemplo, los adultos siempre debemos lavarnos las manos y usar siempre alcohol gel. Además, al momento del aseo de los utensilios del bebé esto se debe hacer con agua potable”, expresó.

Asimismo, Dueñas comentó que las enfermedades de la piel son comunes, pero no tanto como las antes mencionadas. “Muchas veces las infecciones de la piel se dan por el rascado, porque muchas veces les pica un zancudo y los niños no dejan de tocarse la picada”, dijo.

“La otra preocupación son los ácaros que se encuentran en los muebles o cunas, y por ello es necesario que se cambien los cubrecamas cada semana y se expongan al sol los colchones”, dijo, y añadió que es importante que se usen cremas adecuadas para la edad del niño, es decir, que es importante que estas no tengan alcohol.

“Es necesario que al bebé se le bañe todos los días, con agua climatizada (34 o 37 grados centígrados). Además, estos deben ser baños rápidos, es decir, que tengan una duración de cinco minutos. Otro punto importante es que si el niño tiene gripe, mocos, tos o fiebre, siempre tienen que bañarlo”, aconsejó.

Cuando el menor cumple los tres meses, es importante que los padres sepan que las vacunas ya van protegiendo al menor, porque “no se debe olvidar que lo más importante es la lactancia materna, dado que esto evita enfermedades gastrointestinales y respiratorias. Asimismo, los niños que reciben leche materna tienen menos otitis que los niños que se alimentan por biberón. Además deben cumplir los esquemas de vacunación que indique su pediatra”.

Infecciones urinarias

De todas las anteriores es la menos frecuente, según comentó la especialista. “Se debe hacer énfasis que cuando ocurre en menores varones se debe hacer un estudio intenso, porque el 10 % de los varones que sufren infecciones urinarias en su primer año de vida puede tener malformaciones congénitas urinarias que pueden ser de necesidad quirúrgica y que si no se detectan a tiempo pueden terminar en un riñón poliquístico”, explicó.

Además, Dueñas informó que este cuadro es diferente en las niñas, dado que la vulva y el ano están más cerca y se está más propenso a infecciones. “A las niñas se les hacen estudios cuando tienen una segunda infección de vías urinarias en el primer año de vida”, dijo.

Algunos síntomas son fiebre, náuseas, vómitos e irritabilidad.

Lee también

Comentarios