¿Es tóxico el mercurio?

El verdadero peligro del mercurio viene de los gases de mercurio, los cuales son incoloros e inodoros y solo pueden detectarse con visión UV.
Enlace copiado
Enlace copiado
Casi todos conocemos los termómetros de mercurio y sabemos que durante mucho tiempo han sido de gran utilidad en la medición de la temperatura tanto en niños como en adultos. Pero sabemos que consecuencias hay cuando el termómetro se rompe y entramos en contacto con ese metal líquido que a todos nos ha llamado la atención.

Ahora hablaremos un poco acerca de este peculiar metal y de los riesgos de intoxicación con el mercurio de los termómetros. El mercurio puede encontrarse en varias formas:
• En forma elemental.
• En forma de sales de mercurio inorgánico.
• En forma de mercurio orgánico. Hablaremos exclusivamente de la forma elemental que es la que está contenida en los termómetros.

¿Es tóxico el mercurio? La respuesta es SÍ y NO. Las propiedades del murcurio lo hacen muy denso y pesado, por lo cual al estar en contacto con la piel no puede ser absorbido y no es tóxico. Al ser ingerido en pocas cantidades tampoco se considera toxico y solo se absorbe una pequeña cantidad (0.01 %), por lo cual es eliminado en un periodo no mayor a 5 días, evidenciando su salida en las heces.

Sin embargo al entrar en contacto con heridas en la piel o con lesiones en la mucosa que recubre el esófago, estómago o intestinos si puede absorberse o causar dolor en la piel o lesiones del tubo digestivo. El verdadero peligro del mercurio viene de los gases de mercurio, los cuales son incoloros e inodoros y solo pueden detectarse con visión UV.

¿Cuáles son los síntomas de intoxicación por mercurio?
• Al tocarlo: o En general ningún síntoma severo. o Irritación en la piel. o Ardor, dolor, irritación y sangrado al estar en contacto con heridas en la piel.
• Al ingerirlo, en cantidades pequeñas como las de un termómetro: o Irritación de la mucosa gástrica. o Vómitos secundarios a la irritación. o Sabor metálico.
• Al inhalarlo: o Si es en una pequeña cantidad como la de un termómetro:
Vómitos.
Sabor metálico.
Dificultad para respirar leve.
Tos leve. o Si la cantidad es grande:
Daño pulmonar permanente o transitorio (neumonitis)
Daños al sistema nervioso central.
Daño ocular. o Si la cantidad es pequeña pero constante:
Es mayor el riesgo de la sintomatología respiratoria y neurológica.
Lo síntomas son menos agudos o graves pero más duraderos. Algo que no debemos olvidar es que el vidrio del que está fabricado el termómetro también puede causar daño como heridas en cavidad oral o en cualquier otro sitio del cuerpo con el que entre en contacto incluso todo el tracto digestivo si es ingerido.

¿Qué debemos hacer?
• Mantener los termómetros fuera del alcance de los niños.
• Si el termómetro ya se quebró y el mercurio se derramo, evite tocarlo aunque no se absorba por la piel, puede causar irritación al tocarlo.
• Utilice guantes de hule o látex para recoger el mercurio derramado.
• Utilice jeringas sin aguja para recoger las “pelotitas” de mercurio.
• NO descarte el mercurio en lavamanos, lavadero o lavatrastos.
• NO utilice aspiradoras para recoger el mercurio porque los gases se expandirán más rápido.
• Cubra su boca y nariz para no inhalar gases de forma accidental.
• CONSULTE AL MEDICO SI ALGUNO DE LOS SINTOMAS APARECEN.

Tags:

  • mercurio
  • gases
  • toxico
  • inhalar
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter