Lo más visto

Esquizofrenia: nuevo fármaco la controla con cuatro dosis al año

El nuevo medicamento antipsicótico bloquea los receptores de los neurotransmisores de la dopamina y la serotonina, lo que ayuda a normalizar la actividad cerebral. Son cuatro dosis al año.
Enlace copiado
Esquizofrenia: nuevo fármaco la controla con cuatro dosis al año

Esquizofrenia: nuevo fármaco la controla con cuatro dosis al año

Enlace copiado

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo. Esta se caracteriza por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. Algunas de las experiencias más comunes son el hecho de oír voces y los delirios.

Además, la OMS señala que más del 50 % de los esquizofrénicos no están recibiendo una atención apropiada. ¿Pero cuáles son las nuevas opciones? Por ejemplo, las personas que sufren esquizofrenia pueden adquirir en España el primer antipsicótico en la UE que se administra solo cuatro veces al año y controla a largo plazo los síntomas de este trastorno mental, en el que es clave mantener el tratamiento para prevenir recaídas. Este tratamiento fue presentado por los doctores Fernando Cañas, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Psiquiátrico Rodríguez Lafora de Madrid, y Miquel Bernardo, director de la Unidad de Esquizofrenia del Hospital Clínic de Barcelona.

El nuevo medicamento antipsicótico llamado Trevicta tiene como principio activo el palmitato de paliperidona, que bloquea los receptores de los neurotransmisores de la dopamina y la serotonina, lo que ayuda, según los especialistas, a normalizar la actividad cerebral, alterada en estos pacientes.

El fármaco, desarrollado por Janssen y aprobado recientemente por la Agencia Española del Medicamento, ofrece a los pacientes con esquizofrenia el intervalo de administración más largo disponible para un antipsicótico a nivel mundial. El principio activo administrado trimestralmente se presenta como suspensión inyectable de liberación prolongada, con cuatro presentaciones (175 miligramos, 263, 350 y 525). Se puede adquirir en farmacias con receta médica y debe ser administrado por un profesional sanitario en ambulatorios, sin necesidad de acudir a las unidades de psiquiatría de un hospital, mediante una inyección en el músculo deltoides o en el glúteo.

Hasta ahora, el palmitato de paliperidona tenía una formulación mensual y los estudios que han permitido la autorización de este nuevo fármaco han demostrado que ofrece al menos la misma eficacia y seguridad en la prevención de recaídas.

La ventaja que ofrece esta nueva formulación, además de la económica –ya que es un 10 % al menos más barata que la mensual– es que la administración es más larga en el tiempo, lo que ayuda a abordar con mayores garantías el problema de la adherencia a los tratamientos farmacológicos, que es “la pieza clave” para evitar las recaídas de estos pacientes.

El factor de cronicidad de la enfermedad y la poca conciencia que tienen estos pacientes de su patología hacen, según Bernardo, que las tasas de adherencia a la medicación sean bajas. La mitad de las personas que sufren este trastorno mental complejo y de larga evolución no siguen de forma adecuada los tratamientos en el primer año tras el diagnóstico, pero en el segundo año este porcentaje puede llegar hasta 75 %.Esa baja adherencia se debe a que los enfermos abandonan la medicación o la interrumpen o la dosifican de forma irregular al ser tratamientos prolongados, lo que conlleva una pérdida de eficacia.

Con mayores garantías de adherencia, según los especialistas, se reduce la probabilidad de recaída y la progresión y el deterioro de esta enfermedad.

El siguiente paso en el tratamiento de la enfermedad, según el directivo de la farmacéutica Antonio Fernández, será seguir investigando para lograr otros fármacos con mayores tiempos aún de liberación para ahondar más aún en la adherencia del tratamiento y permitir así la recuperación a largo plazo de los enfermos.

El origen de la esquizofrenia no se conoce, pero los expertos sí han constatado que existen diferentes factores que contribuyen a su desarrollo y que actúan de forma conjunta: genéticos y ambientales. Sus síntomas pueden incluir alucinaciones, delirios, falta de respuesta emocional, retraimiento social, depresión, apatía y falta de energía o iniciativa. Su prevalencia es similar en todo el mundo: una de cada 100 personas desarrollará la enfermedad antes de los 60 años.

Lee también

Comentarios