Esterilidad e infertilidad, ¿hay diferencias?

En ocasiones estos términos suelen utilizarse como sinónimos porque hacen referencia a la incapacidad de tener hijos y en algunos casos tienen un origen común. Te contamos qué diferencias hay entre esterilidad e infertilidad.
Enlace copiado
Esterilidad e infertilidad, ¿hay diferencias?

Esterilidad e infertilidad, ¿hay diferencias?

Enlace copiado

Es importante conocer que estos términos hacen referencia a dos conceptos diferentes y, por tanto, pueden tener causas distintas.

La esterilidad es la incapacidad para concebir tras un año de relaciones sexuales frecuentes y no protegidas, mientras que la infertilidad es la incapacidad para llevar a término un embarazo, es decir, hay embarazo pero se interrumpe involuntariamente antes del nacimiento.

Los expertos señalan que las causas más frecuentes de esterilidad en las mujeres tienen su origen en los problemas de ovulación, endometriosis, obstrucción de las Trompas de Falopio, padecimiento de enfermedades crónicas o edad avanzada. En el caso de los hombres las causas más frecuentes se relacionan con alteraciones en la calidad del semen.

En la infertilidad se suman otros problemas que dificultan la implantación y el mantenimiento de la gestación como problemas anatómicos en el útero, problemas de receptividad en el endometrio, enfermedades endocrinas, trombofilias o alteraciones genéticas o cromosómicas.

Asimismo, la infertilidad masculina puede orginarse por alteraciones en el semen, obstrucción de conductos, problemas en la próstata o factores como el estrés, la mala alimentación, el tabaco o el alcohol, que disminuyen la cantidad y calidad del esperma.

Diversos estudios apuntan a que aproximadamente el 85 % de la población suele concebir en el primer año de relaciones sexuales regulares en ausencia de medidas anticonceptivas. Del 15 % restante, la mitad lo harán en el segundo.

Factores que afectan la fertilidad

La fertilidad femenina declina con la edad, pero el efecto sobre la fertilidad masculina es menos claro. La disminución comienza en la mujer a los 35 años, siendo esta más intensa a partir de los 40. La edad de los hombres afecta en menor grado a la capacidad reproductora de la pareja.

Por su parte, la obesidad es un factor que dificulta la concepción. Por ejemplo, un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 29 acarrea mayor dificultad para concebir en mujeres y hace que los hombres vean su fertilidad reducida.

El abuso del alcohol y el tabaco también tiene relación en la reducción de la calidad seminal, aunque su impacto en la infertilidad aún no está muy claro.

Sin duda, el estrés puede afectar a la relación de pareja, reducir la libido y la frecuencia de los coitos. También un diagnóstico y posterior tratamiento de fertilidad puede ocasionar alteraciones psicológicas.

Lee también

Comentarios

Newsletter