Lo más visto

Más de Salud

Estrés y nutrición, enemigos vinculados

El estrés afecta la conducta alimentaria de dos maneras: se quita el apetito o da mucho.
Enlace copiado
Estrés y nutrición, enemigos vinculados

Estrés y nutrición, enemigos vinculados

Enlace copiado
El estrés puede afectar la conducta alimentaria de las personas. Lo experimentamos cuando ocurre algo interno (preocupaciones) o externo (a causa de exceso de ruido, trabajo, contaminación, etcétera) que altera el equilibrio.

El estrés hace que se vaya el apetito o que dé por comer mucho de repente. “Suelen apetecer alimentos de alto contenido calórico, ricos en azúcar, sal y grasas, por ejemplo, las galletas. El estrés y las emociones pueden afectar de forma determinante la conducta alimentaria de las personas, y a unas más que a otras”, señala Anabel Aragón.

Una alimentación saludable y regular contribuye a que el organismo acabe con algunos de los efectos negativos del estrés.

Cuando tenemos largos períodos de estrés, es necesario reforzar el sistema inmunitario tomando más alimentos ricos en betacarotenos, precursores de la vitamina A, zanahorias y verduras de color verde oscuro y frutas de color amarillo y naranja.

Debido al ritmo de vida que llevamos hoy en día, la alimentación también gira en torno de la rapidez con la que vivimos. “Nos lleva a comer muy rápido, a saltarnos el desayuno y a cenar más de lo que toca”, comenta la experta.

Con ello, “las necesidades nutritivas se satisfacen de forma inadecuada desde el punto de vista calórico y nutritivo”. Además, muchas “personas con estrés se saltan el desayuno” y toman muchas bebidas con cafeína para poder aguantar y luego “comen en muy poco tiempo en el trabajo, con una comida que en ocasiones no llega a cubrir los requerimientos nutricionales”.

Tras este patrón, en las cenas se trata de “compensar y suelen ser abundantes y en exceso, con lo cual se sobrecarga al cuerpo justo a la ahora de dormir, que es cuando tiene que descansar.

Es importante desayunar porque el cerebro funciona con glucosa y la tenemos disponible en la sangre cuando consumimos alimentos que tienen hidratos de carbono y que luego se descomponen en glucosa.

Tags:

  • estrés
  • nutrición
  • alimentación

Lee también

Comentarios