Lo más visto

Extorsión, una "bomba" que resquebraja emociones

Las personas que son extorsionadas sufren un deterioro tanto en su salud mental como física, que se manifiesta en varias enfermedades.
Enlace copiado
Extorsión, una

Extorsión, una "bomba" que resquebraja emociones

Extorsión, una

Extorsión, una "bomba" que resquebraja emociones

Enlace copiado
Las personas que son sometidas al delito de la extorsión, no solo reciben un fuerte impacto en sus bolsillos, sino que sufren un notable desmejoramiento en su salud  e incluso esta presión a la que son sometidos por los delincuentes puede dejar efectos posteriores a la crisis.

Las víctimas de este delito suelen vivir un trastorno de estrés agudo, lo que implica que la persona se sienta amenazada, preocupada, impotente y desarrolla todos los síntomas físicos y psicológicos de este tipo de estrés.

"A las víctimas les provoca enfermedades gastrointestinales, respiratorias, tensión arterial y otras. También las manifestaciones emocionales que conlleva el trastorno del estrés agudo", asegura la psicóloga Margarita María Weil.


Los efectos

El estrés agudo conlleva a cuadros severos de depresión, haciendo que el cuerpo permanezca alerta permanentemente. La persona no tiene paz, sufre de trastornos de sueño y otros más, agrega la especialista.

"A mayor problema físico de la persona, el estrés le pega mucho más fuerte. La vulnerabilidad física puede condicionar de hecho la respuesta estresante; a más débil una persona, tendrá manifestaciones físicas del estrés más desgastadoras e incluso hay casos de personas que entran en estado de depresión severa", señala Weil.

Lo que sufren más las personas es el estrés agudo, una situación que puede continuar después del evento, provocando un trastorno postraumático.

"No es lo común, pero se ha comprobado que sí existe en situaciones de extorsión, dependiendo de la gravedad de la amenaza", menciona Weil.
 

Cómo afrontarlo


En primera instancia, la persona que está siendo atacada por una extorsión debe apoyarse de las personas que sabe que serán su apoyo para encarar de la mejor forma posible la situación.

"Lo primero es que utilice la red de apoyo; la persona se debe vincular a ellos y que esta red le brinde soporte, incluyendo medidas de protección y cuido que ellos les pueden brindar", indica Weil.

Una red de apoyo son todas aquellas personas con las que se pueden contar. En el caso de la extorsión, la familia es un pilar importante, también apoyarse de los amigos, religiosos y otros que puedan realizar este rol.

Lo idóneo de estos casos es que la persona busque ayuda para manejar las secuelas del estrés y de lo agudo de la situación, según comenta la experta.

La recomendación más indicada en una situación de estas es hacerle recordar a la persona que tiene fortaleza, que sepa que puede afrontarla y que puede salir adelante haciendo uso de todos los recursos personales, familiares, sociales y espirituales para superar la crisis.

Tags:

  • extorsiones

Lee también

Comentarios