Lo más visto

Fibromialgia y dolor en la articulación temporomandibular

La fibromialgia es un trastorno que causa dolores musculares y fatiga (cansancio). Las personas con fibromialgia tienen dolor y sensibilidad en todo el cuerpo.
Enlace copiado
Enlace copiado
 Dentro de los signos y síntomas que pueden padecer son: dificultad para dormir, rigidez por la mañana, dolores de cabeza, períodos menstruales doloros, sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies, entre otros. Pueden presentar dos o más afecciones crónicas del dolor al mismo tiempo. Entre estas afecciones están el síndrome de fatiga crónica y la disfunción de la articulación temporomandibular (ATM), encargada de abrir y cerrar boca. Estudios recientes refieren la alta relación que existe de esta enfermedad con los dolores y disfunciones en la articulación temporomandibular, ya que en ambas hay dolor a nivel muscular especialmente de cabeza y cuello. La clave está en saber tener un diagnóstico preciso y suele ser un poco confuso, pero lo que sí el estrés emocional juega un papel desencadenante en este tipo de dolor, aunque a nivel bucal el tratamiento sea similar. Un paciente con disfunción en su ATM puede presentar fatiga, dolores de cabeza intensos e incluso amanecer con el dolor, dolor a nivel de los ojos, ansiedad, depresión, malestares a nivel de oídos, como zumbido en los oídos, molestias repentinas en los dientes, vértigos, y específicamente: algún tipo de ruido en la ATM y puede acompañarle dolor tanto en la articulación como a nivel de músculos de cabeza y cuello, usualmente mejillas, región cervical y hombros (puede tener puntos gatillos). Este trastorno suele ir acompañado de del apretamiento de dientes. En cambio, el paciente con fibromialgia puede presentar estos síntomas y además otros puntos gatillo en la parte frontal de cuello, en brazos, espalda baja y piernas. Lo que es casi mandatorio es que el paciente con un diagnóstico de fibromialgia recurra a una terapia miorrelajante con el odontólogo especialista en esa área. El manejo de estas enfermedades suele requerir de una alta dosis de paciencia y un trabajo en equipo de muchas especialidades: neurólogo, fisioterapista, se puede recurrir al otorrinolaringólogo y no puede faltar el odontólogo, cuya función específica será relajar cabeza y cuello con una guarda o férula oclusar llamada miorrelajante. El tratamiento puede durar desde semanas, meses hasta años y deberá cambiar estilo de vida desde todo punto de vista, incluso posturas al dormir, trabajar, etc. El paciente debe ser disciplinado y seguir instrucciones al pie de la letra y debe comprender que su guarda oclusal debe ser diseñada de manera personal y con el balance apropiado para no empeorar el cuadro, la mandíbula debe ser llevada a la posición ideal de descanso. Todo cuadro de dolor deberá ir desapareciendo a medida la inflamación crónica vaya desapareciendo y se logre sacar del espasmo los músculos afectados. El papel del odontólogo es proporcionar alivio en los dolores de la ATM y ayudarle a desinflamar, disminuir el hábito de apretamiento dental, en algunas ocasiones lograr desaparecer los ruidos articulares que se manifiestan durante la apertura, cierre o masticación, disminuir la fatiga muscular. Para ambos diagnósticos es necesario buscar una rutina de ejercicio que ayude a relajar, una nutrición adecuada que evite proporcionar mayor acidez en el cuerpo, descansar y dormir apropiadamente para poder tener un mejor día la mañana siguiente.

Tags:

  • odontólogo
  • dra. claudia basagoitia calderón
  • fibromalgia
  • dolor en articulación temporomandibular

Lee también

Comentarios