Lo más visto

Más de Salud

Grasas saturadas y carbohidratos refinados: peligro a la vista

Las grasas saturadas y grasas trans aumentan los niveles de colesterol malo y el riesgo de infarto, diabetes y obesidad. Los carbohidratos refinados también juegan un papel crucial en esta encrucijada.
Enlace copiado
Enlace copiado
La creciente tasa de mortalidad anual por enfermedades cardiovasculares, podría reducirse al cambiar los hábitos alimenticios que mantiene cada individuo. Esto incluye lo siguiente: comer más sano, descartar todas las grasas nocivas para el organismo y aumentar el consumo de grasas poliinsaturadas.

 

Dr. Manuel Rivera Castaneda

Dr. Manuel Rivera Castaneda Cardiólogo Intervencionista

Dirección

INSACOR SA de CV 73 Av. sur No. 232 Colonia Escalón San Salvador

Tel.: (503) 2555-3700 Fax.: (503) 2224-0407

Por lo tanto, no es cuestión solo de limitarse de comidas chatarra, refritos o carbohidratos refinados. Incluyendo grasas poliinsaturadas a la dieta se pueden reducir los niveles de colesterol que se encuentran en la sangre, disminuyendo el riego de infarto e ictus. Estos aceites proporcionan las grasas esenciales para nuestro organismo, de esta manera se está limitando al cuerpo sino sustituyendo un componente dañino por uno beneficiosos.

¿Qué son estas grasas y dónde se encuentran? son los ácidos grasos omega-3 y omega-6– contenidos en numerosos aceites vegetales (aceite de maíz o de girasol), en los frutos secos y en el pescado azul (salmón, la trucha o la caballa).

Por su parte, las grasas saturadas y grasas trans aumentan los niveles de colesterol malo y el riesgo de infarto, diabetes y obesidad. Los carbohidratos refinados también juegan un papel crucial en esta encrucijada porque se digieren rápidamente causando una elevación de los azúcares en sangre.

Ante este preocupante desorden alimenticio la solución es evidente y muchas veces en su mayoría conocida por nosotros: sustituir las grasas saturadas por grasas poliinsaturadas. Pero este principio no está adoptado en todos los países debido a que las grasas trans se consideran un problema exclusivo de los países ricos, por la popularidad de los alimentos procesados y de la comida chatarra. Pero todos los países están expuestos debido a la comercialización y exportación de alimentos dañinos a la salud cardiovascular.

Es importante tomar en cuenta que las comidas rápidas pueden ser una opción inmediata de alimentación, pero poco a poco causan daños (en algunos casos irreversibles) a nuestra salud. También es importante reducir y eliminar productos elaborados con harinas refinadas.

Tags:

  • obesidad
  • carbohidratos
  • gasas saturadasdesorden alimenticio
  • infarto
  • colesterol
  • grasas trans

Lee también

Comentarios