Lo más visto

Guía y claves contra la muerte súbita

La muerte súbita es una amenaza que llega por sorpresa y ante la que hay que reaccionar con tanta rapidez como serenidad. En menores de 35 años, puede tener su explicación y origen en una cardiopatía familiar.
Enlace copiado
Enlace copiado
La primera pregunta es ¿qué es la muerte súbita? Según explica la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la muerte súbita cardíaca es la aparición repentina de un paro cardíaco en una persona “aparentemente” sana, que 24 horas previas se encuentra bien. De pronto, el corazón deja de bombear sangre a los pulmones, al cerebro y otros órganos, debido a una fibrilación ventricular, es decir, a una arritmia que limita su capacidad de contraerse de forma regular, por lo que deja de latir.

La consecuencia inmediata es la pérdida de pulso y, en pocos segundos, del conocimiento y de la capacidad de respirar; si la persona no recibe atención médica inmediata, puede morir al cabo de unos minutos.

En caso de que el paciente sea llevado con vida al hospital, “el intervencionismo coronario percutáneo ha demostrado ser una medida de gran impacto para la recuperación”, declara la entidad en un informe publicado en la Revista Española de Cardiología (REC).

Y ¿se puede sobrevivir? Debido a que la fase previa a la llegada de los equipos de emergencia ha demostrado ser la más crítica para la supervivencia, la SEC considera determinante centrar los esfuerzos en su mejora. De la atención al paciente en los primeros ocho minutos, depende la probabilidad de llegar al hospital con vida, y cada minuto que pasa disminuye un 10 % la probabilidad de supervivencia.

El cardiólogo Fernando Rosell, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), expresó: “Hay un punto de no retorno a partir del cual los cardiólogos podemos mantener, pero no mejorar. Dependemos mucho de que se haya mantenido el flujo sanguíneo, mediante masaje cardíaco y, en el mejor de los casos, que se haya podido realizar una desfibrilación”.
 

Lee también

Comentarios