Salud Enfermedades

Hábitos que dañan la dentadura

No por ser hábitos significa que está bien que continúes con algunas rutinas que a la larga dañarán tu dentadura.

Enlace copiado
Hábitos que dañan la dentadura

Hábitos que dañan la dentadura

Enlace copiado

Muchas de esas acciones diarias las haces sin pensar, son automáticas, y la idea es que de ahora en adelante evites repetirlas para proteger tu dentadura.

Chuparse el dedo puede causar mala posición de los dientes, lo que conduce a una serie de problemas como dificultad a la hora de masticar y problemas de respiración. Por lo tanto, por el bien de tus hijos, evite que se chupen el dedo o el labio.

Abrir plásticos o desenroscar los tapones de las botellas o envases con la boca es un hábito extremadamente perjudicial. Además de correr el riesgo de que los fractures, este hábito provoca que se desgasten. Lo mismo ocurre si usas los dientes para cortar hilo o incluso cinta adhesiva. En estos casos, es mejor recurrir a las tijeras.

Los odontólogos se abruman cada vez que ven a un paciente que tiene el hábito de chupar limones. La acidez de la fruta corroe el esmalte y exponerse frecuentemente a ese efecto puede llegar a destruir por completo el esmalte de tus dientes.

Cepillarte regularmente es un excelente hábito que no debes abandonar, pero si lo haces de manera muy vigorosa puedes causar más daño que beneficio en tu dentadura porque a la larga es posible que se produzca desgaste en el esmalte, que irrites tus encías y aumente la sensibilidad.

Hacer rechinar los dientes o apretarlos fuertemente también es un hábito que debes desterrar lo antes posible, si deseas conservar tu dentadura en buen estado. El roce continuo de los dientes causa un importante desgaste y deteriora los dientes. En algunas personas que sufren bruxismo, este es un hábito inconsciente, por lo que es recomendable consultar con un experto porque es probable que te recomiende dormir con un protector bucal.

Los cubitos de hielo pueden parecer inofensivos, pero su dureza puede ocasionar serios daños en tus dientes. La dentadura está diseñada para comer, no para romper alimentos u objetos. Recuerda que cuando quieres un granizado usas la licuadora que tiene cuchillas afiladas.

Sostener objetos con los dientes (bolígrafos, lapiceros, los lentes) es peligroso porque no te imaginas la presión que estás ejerciendo cuando lo haces. Repetir esta acción muchas veces puede causar que tus dientes se desplacen o se rompan.

Usar palillos o mondadientes, es un arma de doble filo. Si no eres cuidadoso puedes llegar a romperte la encía con un palillo o mondadientes. No olvide que las herramientas adecuadas para limpiar entre los dientes o eliminar empaquetamientos de comida son el hilo dental y los cepillos interproximales. Tomar café, por sus características, esta bebida provoca manchas en los dientes y los deja amarillentos.

Lee también

Comentarios

Newsletter