Hasta cuánto puedo mejorar

Es muy común cuando un persona entra en un programa de entrenamiento, ya sea de musculación, resistencia muscular o de resistencia aeróbica como correr, bicicletear, nadar u otros; poder observar y sentir cómo la adaptación del programa va teniendo su efecto en cuanto a las ganancias, sean estas musculares o de resistencia.
Enlace copiado
Enlace copiado
Las personas creen que dichas ganancias seguirán siendo exponenciales al grado de preguntarse a ellos mismos: “Si he llegado hasta acá en poco tiempo, ¿dónde estaré después de unos cuantos meses?”. Pero llega el día en que estas ganancias rápidas van perdiendo su encanto. Veamos qué es lo que sucede acá:

1. Este efecto se lleva a cabo en todo tipo de persona, sea cualquier sexo, edad, etc. Inclusive las mujeres con las pesas creen que se pondrán como hombres si continúan por mucho tiempo; algo que ni por cerca sucede.

2. El cuerpo está listo, dispuesto y ansioso de tener mejorías en cuanto a forma estética y adaptación al estrés físico por ejercicio. No existe cuerpo que no reaccione agradecidamente a un programa de entrenamiento, cuando este es adecuado.

3. Según la mayoría de estudios sobre el ejercicio y su influencia en la salud, se ha comprobado que los mejores resultados y adaptaciones fisiológicas se logran a los cuatro meses después de haber iniciado un programa. No existe tal cosa como lograr un estado de hipersalud por la realización de más ejercicio. Se tienen ganancias importantes a los cuatro meses, y luego de este tiempo debe observarse qué más poder lograr o hacia dónde enfocar el programa, y no debe de perderse el hábito de hacerlo para evitar un estado de reversionismo o la pérdida gradual de la forma física alcanzada.

Hay que tener en cuenta que no todo programa de ejercicio es sano, sino que es sano en la forma en cómo se practique. Toda actividad física, por muy sana que sea, cuando se hace de forma excesiva puede alterar su efecto beneficioso y provocar daños a la salud. Ante lo anterior, hay que tomar en cuenta que también lo que un día fue una actividad física beneficiosa para uno, después de ciertos años puede ser que ya no lo sea y hay que optar por otra.

Pero, ¿qué es lo que específicamente sucede cuando iniciamos un programa de ejercicio? Existen dos momentos claves: Adaptabilidad Y Eficacia.

Adaptabilidad es cuando la persona comienza a gozar de los beneficios de la actividad física como la optimización del metabolismo energético, es decir, utilizar más grasa y menos glucosa como fuente de energía; esta dará una reducción en sus niveles de grasa corporal, lo cual es muy beneficioso para perder peso y construir músculos. Se incrementa la captación, transporte y utilización de oxígeno en los primeros 21 días. Se mejora toda función locomotora y se empiezan a facilitar los movimientos debido a la estimulación de las fibras musculares.

Una cosa muy diferente es la eficacia. En este momento, se habrán adoptado ya todos los cambios y mejoras que el entrenamiento puede dar al cuerpo y un entrenado puede pasar de hacer movimientos torpes a eficaces, de ser débil a fuerte, de ser gordo a estar en forma, de cansarse al subir gradas y subirlas sin ninguna dificultad, de pasar de la incapacidad a ser capaz. En este punto lograr mayores resultados y rendimientos viene a ser más difícil, si no se tiene el conocimiento suficiente sobre los métodos de entrenamiento. Digamos que es donde la luna de miel del nuevo estilo de vida de sedentario a activo ha concluido, y hay que buscar mejores fuentes de conocimiento.

Tags:

  • salud
  • ejercicio
  • entrenamiento
  • adaptación
  • bienestar

Lee también

Comentarios

Newsletter