Lo más visto

Helicobacter pylori: Peligrosa bacteria estomacal

La gastritis producida por Helicobacter pylori, una bacteria que infecta la mucosa del estómago, produce en ocasiones úlceras. En algunos casos, las personas infectadas nunca llegan a desarrollar ningún síntoma.
Enlace copiado
Helicobacter pylori

Helicobacter pylori

Enlace copiado

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica, que es la capa de células que reviste el estómago por dentro protegiéndolo de la acidez de los jugos gástricos. Esta condición puede estar relacionada con causas infecciosas, la más conocida es la causada por la bacteria Helicobacter pylori.

“Alrededor del 60 y 80 % de la población mundial puede llegar a estar en contacto con la bacteria. Generalmente es una bacteria que es más frecuente en países subdesarrollados”, aseguró el médico Melvin Linares, gastroenterólogo de Gastroclínica.

Esta bacteria es el factor de riesgo conocido más fuerte para el cáncer gástrico, la segunda causa principal de muertes relacionadas con el cáncer en todo el mundo. De hecho, una vez que la H. pylori coloniza el ambiente gástrico, persiste durante toda la vida.

Según Linares, por sus características, esta bacteria se aloja en el estómago y logra generar mecanismos de resistencia al ácido que llega a ese nivel; comienza a crecer y es ahí cuando genera la infección crónica. En algunos casos la bacteria pasa desapercibida porque no se perciben síntomas al inicio de la enfermedad.

Alrededor del 60 y 80 % de la población mundial puede llegar a estar en contacto con la bacteria. Generalmente es una bacteria que es más frecuente en países subdesarrollados”.
Dr. Melvin Linares,  gastroenterólogo

“Hay quienes pueden pasar años con la bacteria y nunca tener un síntoma. No hay un tiempo estipulado que indique que después de consumir un alimento contaminado en dos o tres meses se tenga esa infección. No se puede saber”, expone Linares.

En octubre del año pasado, investigadores de la Universitat Politècnica de València (UPV) determinaron que la H. pylori sobrevive en las aguas potables y residuales a través de las amebas de vida libre (FLA), incluso después de un tratamiento de desinfección. De acuerdo con Efe, esta fue la principal conclusión del artículo “Detection of viable Helicobacter pylori inside free-living amoebae in wastewater and drinking water samples from Eastern Spain”, elaborado por Laura Moreno-Mesoreno y Yolanda Moreno, y publicado en la revista científica Environmental Microbiology.

La H. pylori es uno de los patógenos acuáticos emergentes “más preocupantes”, dijo a Efe la investigadora Moreno-Mesonero pues, aunque se había sugerido que podría sobrevivir en el agua dentro de las FLA, “nadie había estudiado hasta estos momentos esta relación en el ambiente”. “Nuestra investigación corrobora la hipótesis de que las FLA podrían desempeñar un papel importante en la transmisión de H. pylori a seres humanos”, aseguró.

El médico salvadoreño expuso que el mecanismo de transmisión es de una persona a otra por contacto directo con saliva, vómito o materia fecal. “Cuando una persona tiene la bacteria, si defeca y tiene mala higiene habrá una contaminación al entrar en contacto los alimentos. Si nosotros comemos ese alimento, estamos en riesgo de adquirir esa bacteria”, dijo.

Hay quienes pueden tener años y nunca tener un síntoma. No hay un tiempo estipulado que diga que después de consumir un alimento contaminado y al mes o dos meses tenga esa infección. No se puede saber”.
Dr. Melvin Linares, gastroenterólogo

En el contexto de una gastritis, y en el caso de una bacteria por H. pylori, puede ser que exista una evolución de la enfermedad. Por ejemplo, ya no puede ser una inflamación superficial, sino que puede ir avanzando, generar erosiones más profundas o llegar a una úlcera. Esto según el especialista puede generar hemorragias.

“Lo que nos hace sospechar son los síntomas más simples como: náuseas, sensación de saciedad, eructos y otros síntomas más específicos como dolor o ardor; cuando está avanzado se pueden alcanzar erosiones o úlceras, por lo tanto el paciente tiene síntomas más intensos”, señaló Linares.

Por otra parte, la gastritis crónica también puede tener como origen otras causas como la mala alimentación, el tabaco o el alcohol. La inflamación de la mucosa del estómago puede tener una característica aguda o crónica que sobrepasa los meses o años en la presencia de esos síntomas.

Asismismo, el médico hace un especial llamado a no automedicarse ante cualquier síntoma y, sobre todo, a evitar el excesivo consumo de antiinflamatorios no esteroideos que puede afectar la mucosa gástrica.

Agua contaminada
El consumo de agua y comida contaminada con heces es la causa principal del contagio con la bacteria Helicobacter pylori.

Cáncer
El Helicobacter pylori se considera un agente de riesgo en el carcinoma gástrico, en el cual se estima que un 1 % al 3 % de los pacientes infectados con la bacteria puede llegar a desarrollar.

Recomendaciones: 
No se automedique y ante toda evidencia de dolor o molestias es mejor consultar al médico para trata de establecer cuál es la causa de ese dolor.
 

Síntomas frecuentes
La mayoría de personas con infección por H. pylori nunca presenta signos ni síntomas. No está claro por qué ocurre esto, pero puede que algunas personas nazcan con una resistencia mayor a los efectos nocivos de H. pylori. Cuando se manifiestan los síntomas estos comprenden: 
Dolor o ardor en el abdomen
Dolor abdominal más agudo con el estómago vacío
Náuseas
Pérdida de apetito
Eructos frecuentes
Hinchazón
Adelgazamiento involuntario

Lee también

Comentarios