Implante subdérmico: una alternativa anticonceptiva

Este método anticonceptivo dura hasta 5 años y puede ser extraído en cualquier momento. Según los especialistas es efectivo y cómodo de utilizar.
Enlace copiado
Implante subdérmico: una alternativa anticonceptiva

Implante subdérmico: una alternativa anticonceptiva

Enlace copiado

La medicación diaria o en periodo de meses provoca que los anticonceptivos estén sujetos al olvido. Sin embargo, hay métodos que son de una sola aplicación. Ese es el caso del implante subdérmico, una alternativa eficaz para las mujeres que buscan un método de planificación familiar a largo plazo.

El anticonceptivo tiene una duración promedio de 3 a 5 años. Su componente principal es el progestágeno (levonorgestrel), hormona que se libera continuamente en bajas dosis directamente en la sangre para evitar la ovulación.

El implante (Jadelle) está compuesto de dos varillas hechas de material similar al caucho, ambas tienen una longitud de 45 mm y 2.5 mm de diámetro (similares al tamaño de un fósforo).

“Lo que hace el implante es mantener alta la progesterona. Entonces no hay pico de estrógenos, no hay ovulación y engañamos al cuerpo para que piense que está en la última etapa de la menstruación, aunque no se vea la regla”, detalló el ginecólogo obstetra de la Asociación Demográfica Salvadoreña, Juan Carlos Murga Santamaría.

El prodecimiento

Se coloca debajo de la piel, en la cara interna del brazo. Después de una aplicación de anestesia local, se realiza una incisión (menos de 1 cm). La aplicación no requiere de hospitalización y se debe realizar por un médico capacitado.

“Cuando el cuerpo de una mujer absorbe bien el medicamento no va a ver regla nunca o solo en gotitas”, dijo Murga.

El implante se puede colocar en cualquier persona, sin embargo, está contraindicado si hay riesgo de trombosis, tumor epático, hemorragia o con sospechas de cáncer de mama. En torno a los posibles efectos secundarios, el médico aseguró que son como los que produce cualquier medicamento similar. “Las complicaciones más comunes son el dolor durante unos días o hay personas que no toleran la progesterona y presentan sangrados por mucho tiempo, en ese caso hay que sacarlo porque su cuerpo no lo toleró; pero eso pasa como en cualquier otro método”, explicó.

El especialista, agregó que “el implante ha ido mejorando con el tiempo. Antes se colocaban seis varillas, ahora son dos, y el más actualizado solo tiene una varilla”.

De acuerdo con la organización Planned Parenthood, este es uno de los mejores métodos anticonceptivos, dada su alta efectividad de más del 99%. Esto significa que, anualmente, una de cada 100 mujeres que lo utiliza queda embarazada.

Lee también

Comentarios

Newsletter