Lo más visto

Implantes dentales (parte I)

No hay nada mejor que luchar por conservar los dientes naturales de cada persona; sin embargo, cuando el paciente se enfrenta a la necesidad de extracción de diente(s) o ha perdido diente(s), se debe colocar algún tipo de prótesis ya sea fija (coronas), prótesis completa o el escoger colocar un implante dental.
Enlace copiado
Enlace copiado


Mucho se habla hoy en día sobre los implantes dentales, que en 72 horas después de una extracción dental ya se puede tener un “diente” nuevo, que hay que hacer una cirugía e introducir un tornillo, entre otros comentarios y publicidad.

Si usted ha perdido uno o más dientes, o ha tenido problemas con algún tipo de prótesis dental, los implantes dentales podrían ser una excelente opción y de manera sencilla, para devolver la salud y función en esa área dental.

El implante dental es una unidad en forma de tornillo que reemplaza la raíz de uno o más dientes ausentes, comúnmente a base de titanio, el cual lo hace totalmente compatible con el cuerpo humano, el objetivo es sustituir la raíz del o los dientes perdidos para posteriormente colocar el diente con una corona sobre él. Un porcentaje muy bajo de pacientes suele rechazarlo. Al decir que es compatible significa que debe no debe ser tóxico para la persona que se le coloque.

Existen en el mercado muchas marcas de implantes dentales, de diversas formas, tamaño, diámetro y longitud; depende del especialista que se lo va a colocar la decisión de escogerlo, lo que sí debe cumplir con todos los requisitos obtenidos en el diagnóstico del paciente y el alto grado de esterilización (viene totalmente sellado de fábrica).

Generalmente se trabaja de forma interdisciplinaria, es decir, un cirujano que coloca el tornillo dentro de hueso, y el especialista que va a rehabilitar los implantes. Se debe realizar un estudio previo en el paciente, no solo la condición sistémica, sino, radiografías de la zona, una radiografía panorámica (se observan ambas arcadas) y modelos de estudio para realizar una guía adecuada donde se va a colocar el implante. Todo esto relacionado directamente con la mordida del paciente, los músculos y la articulación. De esta manera va a funcionar de manera óptima todo el tratamiento.

Una vez se coloca el implante en la boca, se debe esperar un tiempo prudencial (de 4 a 6 meses) para que el implante se “pegue” al hueso; este proceso se llama oseointegración. Una vez pasado este tiempo, generalmente se hace una pequeña cirugía, la cual se coloca una especie de tapón la cual dará la forma a la encía. Así el rehabilitador estará listo para tomar impresión y colocar la(s) corona(s) que sean necesarias, o cualquier tipo de aditamento dependiendo de cada caso.

Los implantes dentales proporcionan una alternativa cómoda, segura y duradera para el paciente.

Tags:

  • odontólogo prostodoncista
  • dra. claudia basagoitia
  • salud
  • implantes dentales

Lee también

Comentarios