Indicadores del desarrollo del bebé: Aprende los signos

Los primeros años de vida de un bebé son una aventura, tanto a nivel físico y cognitivo como a nivel psicológico y social. Cada niño o niña aprende a su ritmo y desarrolla habilidades motoras, sociales y cognitivas que marcarán su vida.
Enlace copiado
Indicadores del desarrollo del bebé: Aprende los signos

Indicadores del desarrollo del bebé: Aprende los signos

Enlace copiado

Durante los primeros meses de vida, los bebés experimentan múltiples cambios. Dar los primeros pasos, sonreír por primera vez y decir “adiós” con la mano son destrezas a las que se denominan indicadores del desarrollo. Los niños alcanzan estos indicadores en la forma en que juegan, aprenden, hablan, actúan y se mueven; por ello, el rol activo de los padres de familia es esencial para alcanzar un desarrollo pleno y saludable.

Pero ¿qué pasa durante el primer trimestre de vida de vida del bebé?

Durante los primeros meses tienen plena dependencia de los padres. Los necesita para alimentarse y comenzar a descubrir el mundo. Es en este momento cuando comienzan a interactuar con las personas que le rodean.

“A los dos meses el niño ya reconoce rostros de papá y mamá, además ya puede identificar voces de sus familiares”, explicó Hugo Cordero, médico fisiatra de Funter.

Asimismo, el especialista aclaró que cada niño o niña es diferente y aprende a su tiempo, razón por la cual es necesario que todos los recién nacidos estén bajo el control del niño sano. Un retraso en el desarrollo psicomotor ocurre cuando el bebé no alcanza estos indicadores más o menos al mismo tiempo que otros niños de su misma edad.

“Lo correcto es que el recién nacido esté en el control del niño sano, para que el médico evalúe el desarrollo del niño. El retraso puede ser tan temprano como a los dos meses, por ejemplo si en el primer trimestre notan que el niño no pataleó, no lleva las manos a la línea media, le dan un chichín, pero no lo apreta; entonces esas pueden ser pautas tempranas para ver si hay algún tipo de retraso psicomotor”, explicó Cordero.

De 6 a 12 meses

En esta etapa de descubrimiento la mayoría de bebés son capaces de jugar con los demás y responder antes las emociones de otras personas.

“Alrededor de los siete o nueve meses tratan de gatear, a veces lo pueden hacer sentados o arrastrados, pero cualquiera de esas formas es correcta, aunque se presenten con algunas variantes en la movilidad”, aseguró el fisiatra.

Por otra parte, es el momento en el que como madre o padre debes estar más alerta, dado que la independencia del bebé aumenta y su curiosidad lo llevará a explorar todo lo que encuentre. Es una etapa de riesgos y hay que tenerlo en cuenta para tomar medidas en casa y evitar accidentes.

“A partir del año yo esperaría que el niño caminara hasta un máximo de dos años, si esto no ha pasado es necesario estar alerta y consultar”, reiteró Cordero.

Desde los 12 a los 24 meses, los bebés comienzan a dar sus primeros pasos, su autonomía aumenta y se da cuenta de que es capaz de hacer muchas cosas. Sin embargo, aún es incapaz de entender ciertas normas y límites.

Asimismo, el experto aseguró que “si el bebé aún no camina, el mejor pronóstico es que a pesar del retraso, vaya cumpliendo cada una de las metas. Caminó a los 3 años pero lo logró, al final el niño corre, salta y juega; solo fue una deficiencia de su tiempo pero logró superarla. Si no viene a una terapia probablemente podrá quedarse atrás”.

Inicia una nueva aventura

Después de los dos años el desarrollo social y cognitivo cobra gran relevancia. Empiezan a interactuar más con los demás niños y descubren el campo artístico: con pinturas, crayones o plastilina. En cuanto al lenguaje, al fin son capaces de formar frases, aunque a menudo no sean capaces de expresar sus pensamientos en orden.

Sin lugar a dudas, la estimulación y el apoyo de los padres sigue siendo importante, pero también los juguetes pueden ser un buen apoyo. De acuerdo con Cordero, “todos los juegos tienen un indicador de edad, porque se basan en el desarrollo psicomotor, por lo general los que están indicados para bebés tienen luces, sonidos y movimiento”.

De los 4 a los 6 años: comienzan a dominar todos los campos, tanto el del lenguaje como el psicomotor y el cognitivo. Son capaces de saltar, trepar y bailar con facilidad. Además, buscan a los demás niños porque les encanta el juego colectivo. Durante esta etapa se presenta la educación preescolar, en la cual desarrollan aún más sus habilidades psicomotoras que se dividen en gruesas y finas.

Las habilidades psicomotoras gruesas son de rigor, según el especialista: caminar, correr, brincar y saltar. Mientras que las habilidades finas como cortar, pegar, cocer, tejer y escribir en una computadora se van desarrollando mediante la práctica.

“La etapa preescolar es la más importante para estimular el desarrollo del niño y prepararse para la educación básica”, detalló el fisiatra.

Por otra parte, el médico explicó que si él bebé tiene un retraso es necesario consultar con un profesional y acudir a terapia. “Cuando los niños acuden a terapia pueden pasar de seis meses a un año en el tratamiento. Después de eso ya están en el nivel de desarrollo ideal y salen de alta”.

Lee también

Comentarios

Newsletter