Lo más visto

Intervencionismo endovascular en el pie diabético: Una oportunidad para evitar la amputación

Las cifras son preocupantes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada 11 personas padece diabetes; y aún peor, cada 20 segundos se amputa un pie, a causa del pie diabético.

Enlace copiado
Intervencionismo endovascular en el pie diabético: Una oportunidad para evitar la amputación

Intervencionismo endovascular en el pie diabético: Una oportunidad para evitar la amputación

Enlace copiado

La Diabetes está relacionada con niveles de azúcar en sangre demasiado elevados; con los años de padecimiento, tiene como consecuencia una alteración clínica llamada pie diabético.

Según estudios de los países desarrollados, uno de cada cuatro pacientes diabéticos padecerán de una úlcera por pie diabético. Aunque los pacientes con diabetes tienen la oportunidad de salvar el pie, ya que más del 80% de las amputaciones se pueden prevenir mediante la detección temprana y el tratamiento adecuado.

En términos generales este diagnóstico se sospecha cuando el paciente refiere malestares como ardor, sensación de “hormigueo”, dolor, y pérdida de sensibilidad en los pies. Todos estos síntomas se presentan por alteraciones en la circulación de los vasos sanguíneos y afección de los nervios de las extremidades inferiores, tanto, que muchas veces el paciente pierde toda sensibilidad en el área del pie, que a menudo se complica con deformidades y úlceras que obligan a amputar.

¿Qué hacemos? Cuando un paciente tiene diabetes, se le realiza una prueba denominada índice tobillo y brazo, la cual consiste en tomar la presión con un tensiómetro en los tobillos y los brazos.

Es importante resaltar que lo correcto es que la presión esté igual en ambos lados, si no lo está, sospecha que exista insuficiencia en la circulación a nivel de las piernas.

Asimismo, para el abordaje del pie diabético es muy importante un correcto diagnóstico clínico, apoyándose y confirmando la enfermedad con estudios no invasivos como el ultrasonido de las arterias (doppler arterial), pletismografìa, angio-resonancia magnética, para identificar la (o las) arterias afectadas, el grado de obstrucción y calcificaciones que pueden estar presentes, así como la extensión de la enfermedad.

El tratamiento de elección para abrir las arterias obstruidas, es mediante el cateterismo periférico, que es en un procedimiento mínimamente invasivo, se realiza con anestesia local, en una sala de cateterismo, consiste en la introducción de un catéter a nivel de la arteria de la ingle, donde se realiza dilatación de la arteria obstruida con la ayuda de un pequeño balón inflable localizado en su extremo y en algunas ocasiones es necesario el uso de stents (malla metálica) para mantener abierta la arteria afectada.

No olvide que, si usted tiene diabetes y tiene más de 50 años, es más propenso a una amputación; y por ello debe acudir a los chequeos programados por su médico de cabecera.

Si usted tiene una duda respecto a la insuficiencia arterial periférica y pie diabético puede escribirme al correo: [email protected]

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines