Lo más visto

Más de Salud

La artritis una enfermedad crónica y sin cura

Dolor, rigidez e hinchazón son algunos síntomas de esta patología. Un diagnóstico y tratamiento oportuno pueden prevenir un daño severo.

Enlace copiado
La artritis una enfermedad  crónica y sin cura

La artritis una enfermedad crónica y sin cura

Enlace copiado

Cada parte de nuestro organismo tiene una función específica. El aparato locomotor está formado por el sistema osteoarticular (huesos, articulaciones y ligamentos) y el sistema muscular (músculos y tendones). Gracias a su buen funcionamiento, es posible que podamos realizar cualquier movimiento.

Las articulaciones se encuentran en las uniones entre huesos. Hacen que el esqueleto sea flexible; sin ellas, el movimiento sería imposible. A la inflamación de las articulaciones se le llama artritis.

Según la Arthritis Foundation, existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, entre las que se incluyen padecimientos que afectan los huesos, los músculos, las articulaciones y los tejidos que las sostienen.

Los tipos más comunes son la artritis reumatoide (AR) y la osteoartritis (OA).

La doctora Eva García, especialista en reumatología, explica que la artritis reumatoide es una enfermedad autoimmune, inflamatoria, crónica, que afecta las articulaciones. El paciente presenta dolor, rigidez, episodios de inflamación en sus manos y dificultad para sostener objetos.

Puede presentarse en cualquier edad, en los niños se conoce como artritis juvenil, pero en los adultos la edad más frecuente es entre los 25 y 55 años. El 70% de las personas con AR son mujeres.

Mientras que la osteoartritis (anteriormente conocida como artrosis) es una enfermedad degenerativa, que presenta la pérdida del cartílago articular. Según la especialista, este padecimiento está asociado a la edad y se da por el proceso del envejecimiento, las áreas más afectadas por el desgaste del cartílago pueden ser la columna vertebral, cadera y rodillas.

Complicaciones y tratamiento

A parte de las secuelas que puede causar cualquier tipo de artritis y del daño permanente en las articulaciones, cuando no es tratado produce deformidad y discapacidad.

"El paciente con artritis reumatoide tiene mucha afectación a nivel cardiovascular, el paciente tiene más riesgo de sufrir infartos, aterosclerosis, enfermedad cerebro vascular, esas son las complicaciones más temidas", detalla la doctora García.

Sin embargo, explica que cuando la enfermedad no ha progresado mucho y todavía no existe una afectación severa en las articulaciones, existen tratamientos que permiten atenuar los síntomas, ya que esta enfermedad no tiene cura.

"El tratamiento es para que la enfermedad entre en remisión y se evita que el paciente sufra todas estas enfermedades cardiovasculares y el riesgo que sufra secuelas motoras", explica.


 Para cuidar nuestros huesos debemos:

  1. Realizar actividad física, el movimiento favorece al sistema osteoarticular.
  2. Cuidar nuestro peso, las articulaciones se ven afectadas por el sobrepeso.
  3. Incluir carnes blancas en nuestra alimentación, disminuir las rojas.
  4. Consumir vitamina D y calcio por sus aportes a los huesos.
  5. Evitar el tabaquismo, es un factor de riesgo para la AR.

Tags:

  • Artritis

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines