La fibromialgia y su doloroso diagnóstico

Dolor muscular, fatiga y cansancio, rigidez, trastorno del sueño y deterioro cognitivo son algunos síntomas de dicho padecimiento. Conoce más sobre esta dolorosa enfermedad.
Enlace copiado
Enlace copiado
Las personas que sufren fibromialgia suelen sentirse abandonadas por los especialistas, dado que muchas veces no son capaces de determinar la enfermedad o son tratados como pacientes psiquiátricos debido al desconocimiento de la misma, expone Efe.

Este padecimiento es una patología crónica que provoca dolor muscular generalizado que puede incluso provocar la invalidez. Este mal está asociado al mal descanso nocturno, a la debilidad y a la fatiga. Lo realmente alarmante es que afecta al paciente de forma biológica, psicológica y socialmente.

“El dolor suele ser difuso, profundo, intenso y en muchas ocasiones difícil de describir. En general empeora con el ejercicio físico intenso, el frío y el estrés emocional. Además, estos ‘dolores generalizados’ se acompañan de astenia, fatiga y mal descanso nocturno o sueño no reparador, junto a otras percepciones mal definidas”, expone la internista Georgina Marroquín, del Hospital de la Mujer.

El diagnóstico, como se mencionaba con anterioridad, puede llegar a ser difícil dado que se realiza de forma clínica, por tanto, este no se puede definir en ninguna prueba analítica, de imagen o anatomopatológica específica, según comentó el también internista del Hospital de la Mujer Roberto Andrés Briones, donde a su vez expuso que es conveniente realizar determinadas exploraciones complementarias con objeto de descartar procesos asociados a este mal. De ser necesario, para realizar esta valoración se puede incluir el hemograma, la bioquímica básica y los reactantes de fase aguda.

Briones aseguró que los pacientes con fibromialgia a menudo sufren ansiedad y depresión clínica, e incluso cuando reciben un tratamiento se les pueden recetar antidepresivos.

Además existen síntomas que pueden salir del cuadro clínico común de fibromialgia, como el síndrome del colon irritable, disfunción de la articulación temporomandibular (hay pacientes que deben usar prótesis dentales) y sequedad generalizada.

En cuanto al tratamiento, Efe aconseja que no hay que perder de vista dos ejes fundamentales: el primero es complementar la terapia farmacológica con hábitos de vida saludables (técnicas de relajación, buen descanso, ejercicio aeróbicos, etcétera); el segundo es llevar a cabo un tratamiento multidisciplinar de la enfermedad (por rehabilitadores, fisioterapeutas, reumatólogos, especialistas en dolor, psicólogos y psiquiatras).

Además, la Asociación Salvadoreña de Reumatología con datos del Colegio Americano de Reumatología expone que la fibromialgia afecta del 2 % al 4 % de la población, principalmente a mujeres. Y a su vez, brinda algunos consejos para las personas que padecen de este trastorno, como el establecimiento de un patrón regular para irse a dormir y para despertarse y realizar ejercicios de forma regular, como escaleras o caminata.

A su vez, se hace un especial énfasis en que la fibromialgia no es una forma de artritis (enfermedad articular) y no provoca inflamación ni daño en las articulaciones, los músculos u otros tejidos. Sin embargo, dado que esta afección puede ocasionar dolor y fatiga crónicos similares a los de la artritis, se la puede considerar como una enfermedad reumática.

Tags:

  • fibromialgia
  • dolor articular
  • depresión
  • ansiedad
  • antidepresivos
  • dolor
  • remedios naturales

Lee también

Comentarios

Newsletter