Lo más visto

Más de Salud

La lengua, reflejo de tu salud

Enlace copiado
Dra. Claudia Basagoitia  Odontóloga- prostodoncista

Dra. Claudia Basagoitia Odontóloga- prostodoncista

Enlace copiado

¿Recuerdan que, cuando éramos pequeños, cada vez que sacábamos la lengua nos regañaban? Pues en consulta dental es necesario sacarla y examinarla como parte del diagnóstico. Hablar de odontología no se trata solo de dientes, somos responsables de examinar y evaluar todo un sistema, que sí involucra dientes pero también cabeza, cuello, articulación temporomandibular, tejidos blandos; entre ellos, el que hoy profundizaremos: la lengua. Es más, todo diagnóstico debe comenzar por un análisis minucioso extraoral, intraoral, comenzando por tejidos blandos y por último los dientes, aunque el motivo de consulta sea por alguna molestia dental.

Examinar la lengua debe llevarse con suficiente tiempo. Su función es básica en boca. La hidratación y el proceso de masticación con la ayuda de glándulas salivales comienzan el proceso de digestión. Se evalúa tanto la cara superior, inferior, bordes laterales y su base, pues muchas de las condiciones sistémicas o enfermedades del paciente son reflejadas en ella.

El color y textura son de suma importancia, normalmente debe ser suave, sin grietas color rosada (algunas condiciones genéticas pueden variar y siguen siendo normales). Lenguas saludables pueden presentar una capa blanquecina. Esto es señal de poca higiene en ella (saturar); debe cepillarse o rasparse al igual que los dientes tres veces al día. Algunos problemas de un fuerte mal aliento suelen ser por esta causa. Enrojecimientos ocasionales es a consecuencia de algún alimento o bebida muy caliente, tostada o con chile; suele desaparecer en 3 días.

Hablemos de los cambios de coloración en la lengua:

parches blancos: generalmente está asociado a candidiasis (hongos), puede ser deshidratación, problemas gastrointestinales y el uso de algunos medicamentos.

Roja: indicios de inflamación en el cuerpo, deficiencias de vitaminas, ácido fólico, hierro o algún proceso de alteración en garganta o viral. También puede indicar el estado emocional: ansiedad, depresión o alguna alteración nerviosa.

Oscura o negra o vellosa: indica cierto tipo de infecciones, diabetes, quimioterapias, tabaquismo y, en rara ocasión, mala higiene.

Rayas blancas: problemas o enfermedades autoinmunes.

En cuanto a forma, las hendiduras en los bordes laterales indican que la estás apretando o mordiendo por las noches. Las llagas podrían reflejar enfermedades autoinmunes como herpes o estrés. Si las llagas, sobre todo en los bordes laterales de la lengua, no mejoran en tres días, es preferible que consultes de manera inmediata, pues el cáncer bucal suele comúnmente manifestarse en esta zona. Dependiendo del tipo de úlcera, debe biopsiarse y enviar a laboratorio para un análisis microscópico y brindar diagnóstico.

Alcohol, bebidas calientes, alimentos con chile o tostados pueden alterar las papilas del gusto e irritar la lengua, esto generalmente cede en un par de días.

Lo cierto es que, en tu próxima visita al odontólogo, la evaluación de la lengua es indispensable, pues en ella no solamente se refleja la salud física. Recuerda que la lengua no tiene huesos, pero es lo suficientemente fuerte para herir o dañar a los demás... ¡Cuida de ella!

Tags:

  • dra. Claudia Basagoitia
  • Odontóloga-prostodonciasta
  • lengua
  • salud bucal

Lee también

Comentarios