Lo más visto

“La mortalidad de un infarto no tratado a tiempo es muy alta”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. En una entrevista para la revista Ciencia Médica, el cardiólogo intervencionista Nelson Ulises Bonilla, comparte los detalles de estas.
Enlace copiado
“La mortalidad de un infarto no tratado a tiempo es muy alta”

“La mortalidad de un infarto no tratado a tiempo es muy alta”

Enlace copiado

S e calcula que en 2012 murieron 17.5 millones de personas por enfermedades cardiovasculares, lo cual representa el 30 % de las defunciones registradas en el mundo, según la OMS. Cabe destacar que de estas defunciones aproximadamente 7.4 millones se debieron a cardiopatías coronarias. El especialista del Hospital de Diagnóstico, Nelson Ulises Bonilla, destacó que en nuestro país el problema es grave; sin embargo, existen métodos de prevención.

“Lamentablemente, muchas personas confunden los síntomas del infarto al miocardio con problemas gástricos, dado que mucha gente siente que le duele el pecho y piensa que es reflujo”.

¿Cuáles son los problemas cardiovasculares más comunes?

De todos los problemas cardiovasculares que involucran a los vasos sanguíneos, tenemos principalmente la cardiopatía isquémica o la enfermedad de arterial coronaria. En este caso hablamos de problemas de circulación del corazón o la famosa angina de pecho o dolor de pecho, la cual es una de las principales causas de muerte a nivel mundial. Otro problema destacado es la insuficiencia cardiaca, esta no es más que una evolución terminal de un corazón enfermo. En este caso puede ser por muchas causas, pero puede ser por la cardiopatía isquémica que el corazón se va dilatando, por lo tanto no logra bombear adecuadamente.

¿Cuáles son los síntomas más comunes en personas que sufren problemas cardiovasculares?

Partiendo de que la más común es la enfermedad coronaria o cardiopatía isquémica, el principal síntoma es la falta de aire conocido como la disnea, que se da cuando el paciente al caminar o hacer ejercicio siente que se ahoga. Dos, es la angina de pecho o dolor de pecho, se da cuando pacientes se quejan de dolor opresivo que se irradia a hombro derecho o izquierda o incluso a la mandíbula.

Además, puede haber otros síntomas como edema de los miembros inferiores que puede ser causada por la insuficiencia cardiaca.

La OMS estima que en 2030, 23.6 millones de personas van a morir por enfermedades cardiovascuales. Pero ¿qué estamos haciendo mal para que este sea nuestro futuro?

De ese porcentaje, el 42 % aproximadamente son por la cardiopatía isquémica. Dentro de los factores de riesgo están los trastornos de los lípidos, el colesterol y los trigliceridos elevados. Abonado a esto, el sedentarismo hace que estos trastornos de lípido aumenten. Por ejemplo, si haces ejercicio, tu colesterol bueno cree y, por decirlo así, limpia tus arterias.

Otras causas son la diabetes, hipertensión arterial y el tabaquismo, dado que el índice de gente que fuma es muy alto. Además, las personas de sexo masculino son los más propensos para que se forme dicha enfermedad.

Ahora bien el sexo y la edad no se puede modificar, pero el tabaquismo y hacer ejercicio sí lo podemos modificar. Asimismo, se dice que en un grupo de pacientes que son hipertensos y diabéticos, y tienen trastornos de los lípidos tienen de un 20 a 30 % más probabilidades de desarrollar un evento coronario, es decir un ataque al corazón

¿Por qué en países de ingresos bajos, los índices de dichas enfermedades son más altos?

El problema que países sub desarrollados como el nuestro es la educación respecto a la alimentación. En nuestros países tenemos una dieta rica en carbohidratos y no tan rica en proteínas. Esto hace que los pacientes tengan sobrepeso y con ello mantienen niveles altos de glucosa.

Además, en países desarrollados hay un control estricto respecto a la calidad de alimentos que hay. De hecho, ciertos países obligan a las empresas de jugos o refrescos a que estos lleven un porcentaje de jugo natural entre un 25-30 %. Además, otro punto es el poco acceso a lugares físicos libres a los cuales se pueda acceder de manera gratuita. También, en países latinos, la gente por la misma inseguridad tiende a andar en vehículo, distinto Europa que se camina mucho, y mucha gente va a su trabajo en bicicleta.

¿Cómo reducir las enfermedades cardiovasculares?

Creo que el factor más importante es conocer cuando somos pacientes propensos o conocer si tenemos o no los factores de riesgo más comunes, en este caso la hipertensión. El problema que cuando un paciente debuta con hipertensión en su mayoría no aceptan la enfermedad y no quieren tomar medicamentos. La hipertensión arterial en un 80 % es de causa desconocida con lo cual se atribuye a un mecanismo genético y un 20 % hay causas secundarias en este caso pueden ser problemas de los riñones, problemas de las glándulas suprarrenales, problemas como la coartación de la aorta o una estrechez a nivel de la aorta torácica.

Además, si hay un paciente diabético, se debe tener un estricto control de la glucosa y tomar siempre sus medicamentos. Otro factor esencial es dejar de fumar. Y el más económico y fácil de todos es hacer ejercicio. La Asociación Americana de Cardiología recomienda que se haga entre 40 a 45 minutos diarios de ejercicio, los cuales se pueden realizar de manera pausada.

Desde su experiencia en el extranjero, ¿cuáles son las diferencias entre los tratamientos respecto a nuestro país?

Desde el punto de vista de la prevención, ellos tienen mayor conciencia y responsabilidad cuando se tiene la enfermedad; por lo tanto, la persona se cuida más. Y a nivel de enfermedad estrictamente es la facilidad de acceso hospitalario. Lamentablemente en nuestro país, y la mayoría de países latinoamericanos, en el contexto de un infarto agudo al miocardio, donde se tapa la arteria coronaria y deja de llegar sangre, no se trata rápidamente.

Actualmente en nuestro país a escala pública no existe una sala de cateterismo cardiaco disponible las 24 horas para atender a estos pacientes para ir a abrir la arteria del corazón en un contexto de infarto agudo al miocardio y el mejor tratamiento para abrir la arteria en este contexto es el cateterismo cardiaco.

Los pacientes deben acudir en las primeras horas del inicio de los síntomas, de preferencia en la primera hora, pues entre más temprano se abre esa arteria es músculo cardiaco que se daña y que muere es menos. Ya después de las 6 horas o 12 horas, ya no hay nada que recuperar y es importante saber que el músculo cardiaco que muere no se recupera.

Se debe recordar que la mortalidad de un infarto no tratado a tiempo es muy alta, pero si el tratamiento se hace en las primeras 6 horas, la mortalidad se reduce considerablemente.

¿Existen síntomas antes del infarto?

Principalmente el dolor torácico opresivo, el cual tiene una característica única que es el dolor aumenta cada minuto. Luego, el paciente comienza a sudar, tiene náuseas y a veces junto con ello viene el vómito. El extremo común es el síncope (el paciente se desvanece).

Lamentablemente, muchas personas confunden los síntomas del infarto al miocardio con problemas gástricos, dado que mucha gente siente que le duele el pecho y piensa que es reflujo.

23.6 mill
De personas van a morir por enfermedades cardiovascuales en 2030, según OMS.

Lee también

Comentarios