¿Lactancia materna y alcohol?

La lactancia materna y el alcohol está desaconsejado, pero puede haber mínimas excepciones como estas festividades de Navidad y Fin de Año. Cabe recalcar: el exceso debe evitarse a toda costa.
Enlace copiado
¿Lactancia materna y alcohol?

¿Lactancia materna y alcohol?

Enlace copiado

Según lactancia.org, durante la lactancia es recomendable no consumir alcohol o realizar un consumo ocasional y moderado. De hecho, contrario a lo que muchos creen, la cerveza no aumenta la producción de leche.

El sitio especializado explica textualmente que “el consumo de alcohol puede causar sedación, desmedro, irritabilidad y retraso psicomotor en el lactante”, además “un consumo agudo excesivo puede provocar coma, convulsiones y riesgo de muerte en el lactante”, cuando la madre ha bebido demasiado y en tiempo prolongado. Pese a que aumenta discretamente los niveles de prolactina, el consumo agudo seda al lactante e inhibe la secreción de oxitocina de la madre y por tanto el reflejo de eyección de la leche, reduciendo la producción de leche entre un 10 y un 25 %.

El tiempo necesario a esperar a amamantar para que el alcohol ingerido de forma ocasional haya desaparecido de la leche y sangre depende mucho del peso de la madre (a menos peso, más tiempo) y de la cantidad de alcohol consumido (a más alcohol, más tiempo).

Es por eso que compartimos unas cifras para tener en cuenta en estas fechas donde las festividades son más frecuentes.

 

Lee también

Comentarios

Newsletter