Lo más visto

Laparoscopia ginecológica Un tratamiento necesario

El primer procedimiento ginecológico que involucró el uso de un laparoscopio incluyó una laparoscopia exploratoria para diagnosticar patologías ováricas, como quistes, torsión y cáncer. Ahora es una gran opción médica.
Enlace copiado
Laparoscopia ginecológica Un tratamiento necesario

Laparoscopia ginecológica Un tratamiento necesario

Laparoscopia ginecológica Un tratamiento necesario

Laparoscopia ginecológica Un tratamiento necesario

Enlace copiado
En la actualidad, la laparoscopia se considera la vía de acceso preferente para el diagnóstico y tratamiento de la patología intraabdominal. El procedimiento se realiza, según MedLine Plus, cuando existe una masa pélvica anormal o un quiste ovárico encontrado en una ecografía de la pelvis; cáncer ovárico, endometrial o cervical con el fin de ver si se ha diseminado; dolor pélvico crónico; embarazo ectópico; endometriosis; dificultad para quedar embarazada y dolor pélvico súbito e intenso.

Asimismo, se puede utilizar para extirpar el útero (histerectomía), extirpar miomas uterinos y para ligar las trompas (esterilización).

El doctor Pere Bresco, especialista en cirugía endoscópica, en su visita a El Salvador con motivo del Curso Avanzado de Histeroscopia y Videolaparoscopia realizado por la Escuela Internacional de Endoscopia Ginecológica El Salvador en alianza con el Hospital de Diagnóstico, expresó: “La laparoscopia es hacer lo mismo que se hacía con procedimientos anteriores, pero sin abrir la barriga. Antes para poder sacar una matriz se tenía que hacer una abertura. Hoy en día hacemos una pequeña abertura de un centímetro, entramos una cámara y se realiza el procedimiento”.

Asimismo, Bresco aseguró que la laparoscopia tiene menos probabilidades de infección y menos dolor.

Respecto a los peligros, el especialista comentó que evidentemente toda cirugía tiene un riesgo, pero en definitiva hay menos episodios inseguros que “por vía abierta”.

Según la Clínica Privada de Especialistas Médicos en Madrid, es posible que las mujeres que hayan tenido una cirugía abdominal o pélvica previa no puedan someterse a una cirugía laparoscópica, dado que la cirugía previa puede haber llevado a cicatrización, lo que impide el paso seguro de instrumentos laparoscópicos dentro del área.

La cicatrización también puede impedir que la pared abdominal se distienda apropiadamente cuando se inyecta el dióxido de carbono.

El también presidente de la sección de endoscopia de la SEGO comentó que este tratamiento se realiza en Europa desde hace 30 años; sin embargo, él lo describió como “30 años muy lentos para su evolución”.

En relación con El Salvador, el doctor Rafael Portillo, de la Escuela Internacional de Endoscopia Ginecológica El Salvador, comentó que en el país, desde hace aproximadamente ocho años, se ha introducido la laparoscopia avanzada.

Curso Avanzado

En 2010 se creó la Escuela Internacional de Endoscopia Ginecológica El Salvador en alianza con el Hospital de Diagnóstico, con el objetivo de facilitar el aprendizaje en cirugía laparoscópica. La escuela está compuesta por un grupo de ginecólogos salvadoreños: los doctores Rafael Portillo, Jaime Burgos y Tatiana Velarde.

Esta se fundó con la cooperación de tres centros hospitalarios: el Hospital Clínico de Barcelona, el Hospital Mutua de Terrassa y el Hospital d’Igualada. Desde entonces se han estado impartiendo cursos y talleres destinados a iniciar y perfeccionar la laparoscopia con afán de expandir la docencia.

Desde el pasado 7 de diciembre hasta ahora se realizó el Curso Avanzado de Histeroscopia y Videolaparoscopia, donde se expusieron diversos temas y se realizaron cirugías transmitidas en vivo.

Tags:

  • laparoscopia médica
  • salud
  • ginecología
  • laparoscopia ginecologica

Lee también

Comentarios