Lo más visto

Las consecuencias de no colocarse una guarda o férula oclusal adecuada

Mucho se escucha hablar hoy en día sobre el bruxismo (apretar/rechinar dientes), y un alto porcentaje se hace consciente de este hábito parafuncional y acude a su odontólogo porque tiene manifestaciones clínicas marcadas, como desgaste en sus dientes, o porque probablemente su pareja despertó la noche anterior por el ruido ocasionado.
Enlace copiado
Enlace copiado
Es muy frecuente recibir al paciente cuya indicación es colocar una guarda oclusal miorelajante acompañada de una terapia muscular adecuada, pero el paciente piensa que no la necesita o que puede controlar el hábito, o simplemente la rechaza porque cree que no la va a tolerar puesta durante la noche. No colocarse una férula debidamente programada puede traer consecuencias más allá de un simple desgaste de las superficies dentarias. He observado muchas manifestaciones crónicas de este padecimiento al no colocar en el momento debido la guarda. Entre ellas, llegar a fatigar en exceso los músculos, a tal grado de ocasionar migraña, mareos, cansancio extremo con sensación de no haber descansado lo suficiente, cansancio al masticar o permanecer con la boca abierta, entre otras. El nivel de espasmos musculares puede ser unos de los mayores retos para el odontólogo, ya que deshacer un punto gatillo dependerá de un trabajo en equipo con el neurólogo y el fisioterapeuta, en conjunto con la guarda que lleve a través de una activación a una posición de relajación. A su vez, al no ser tratado a tiempo, ocasiona ruidos en la articulación temporomandibular, responsable de abrir y cerrar la mandíbula, los cuales en algunas ocasiones provocan daños irreversibles. En la partel intraoral se pueden manifestar una o más consecuencias de este padecimiento. Todo depende de la intensidad del bruxismo, de los hábitos del paciente y del tiempo que lleva con esta enfermedad, que en muchas ocasiones se maneja como un síndrome. Dentro de ellas se encuentra la pérdida de hueso horizontal o vertical. En ciertas ocasiones puede causar movilidad de uno o más dientes hasta indicarlos para extracción, apertura de mordida en forma de abanico y cambio de posición de mordida y dientes, así como fracturas o desalojos de restauraciones, fracturas de dientes e inclusive de la raíz, lo cual se indica para extracción, desprendimiento de restauraciones existentes como coronas, perdiendo el sellado de ellas y causando filtración de bacterias por los movimientos de palanca. En otros pacientes se observará crecimiento de hueso en algunas partes de la boca, los bordes laterales de la lengua con hendiduras, entre otros. Una guarda blanda o solo un acetato estimulan mayormente el hábito y no llevan la mandíbula a una posición de relajación, que es el objetivo de una terapia muscular con las guías y dimensiones adecuadas. Acude a un especialista en el área para que tu tratamiento sea el adecuado. La guarda oclusal debe ser de uso diario, no días sí y otros no, pues el bruxismo es de todas las noches. La falta de ella por un día puede causar un daño permanente.

Tags:

  • odontólogo prostodoncista
  • dra. claudia basagoitia calderón
  • ferula oclusal

Lee también

Comentarios