Lo más visto

Linfoma

En octubre se celebra el Mes del Cáncer de Mama, y aunque haya mucha actividad informativa en los medios de comunicación e incluso carreras aeróbicas para seguir dando conocimiento a la población sobre esta frecuente patología, hace falta mucho por informar sobre este tema y otros, como la necesidad de una cátedra de educación sexual en las escuelas.
Enlace copiado
Linfoma

Linfoma

Linfoma

Linfoma

Enlace copiado
Este artículo ahonda en otro tema que merece especial atención. Su objetivo es el de dar a conocer una patología de la cual está lleno el servicio de hematología. Constituye un cáncer que, al igual que el cáncer de mama, se subdivide en diferentes categorías que van desde las más leves, por decirlo así, hasta algunas que recaen con mayor facilidad. Estamos refiriéndonos a los linfomas, o sea, cánceres del sistema linfático.

Como se recordará, además del sistema de glóbulos rojos, blancos y plaquetas, existe un sistema llamado linfático, que es donde, por regla general, se producen algunos glóbulos blancos llamados linfocitos, que son los encargados de la respuesta de defensa o memoria. Para el caso, ellos recuerdan que a usted ya le dio sarampión o varicela, etc., y guardan sus defensas para toda la vida en puntos de chequeo llamados ganglios, el más grande de ellos es el bazo y las amígdalas.

Los linfomas tienden a aparecer como ganglios muy aumentados de tamaño como el de una mandarina en diferentes partes del cuerpo, más notorios en el cuello, en el cual puede ser único o múltiples. A diferencia de las leucemias, estos ganglios no son dolorosos, pero sí pueden dar síntomas generales como pérdida de peso, picazón, fiebre, y dependiendo de la localización, ya sea interna o externa, en caso de que este esté continuo al riñón, debe llevarse a cabo una biopsia dirigida, incluso pueden haber linfomas en el estómago y confundirse con un cáncer gástrico; este tiene mejor pronóstico de curación y no necesita ser operado, solo basta quimioterapia. No todos los linfomas se presentan “inocuos”, algunos son muy agresivos y dependerá de un marcador de linfoma cuyo nombre, para que el lector me entienda, se llama CD 20, el cual deberá ser visto por el patólogo en un examen especial llamado inmunohistoquímica, de lo contrario el médico no sabe si aplicar los medicamentos innovadores de la casa Roche o de la casa Janseen. Afortunadamente el Hospital Rosales tiene un suministro de este medicamento llamado Mabthera que hace la diferencia entre recaer rápidamente o nunca.

Algunos personajes de la política nacional y de la internacional tales como Dilma Rousseff de Brasil han padecido de esta enfermedad, y como la ven, soportando el estrés político que representa su investidura, lo que demuestra que son curables siempre que se sometan al tratamiento dado exclusivamente por los expertos tales como los hematólogos, algunos dan hasta ocho ciclos de quimioterapia y ocho ciclos de Mabthera, lo que representa tanto en el quehacer institucional como en el privado una carga financiera elevada. Al respecto hay controversias en el número de ciclos que hay que administrar. Los americanos dan cuatro ciclos con Mabthera, esto dependerá del hematólogo. Y es así como este mes se celebra el mes del linfoma.

Tags:

  • linfoma
  • dr. ernesto palacios
  • hematooncólogo
  • cáncer

Lee también

Comentarios