Lo más visto

Lo estéticamente incorrecto

Más de alguna vez hemos visto casos de personas que por querer verse “mejor” y más “jóvenes”, terminan luciendo peor, con apariencia muy poco natural, e incluso antiestética. Las causas pueden ser múltiples y variadas, es justo lo que podemos llamar, como, lo estéticamente incorrecto.
Enlace copiado
Dr. Guillermo Galván Orlich

Dr. Guillermo Galván Orlich

Enlace copiado

 

1. Tratamientos no personalizados.

Cada persona es única y tiene necesidades diferentes, por lo que es primordial realizar un análisis personalizado del rostro. Parte esencial del éxito en cualquier tratamiento estético es conocer muy bien el rostro de nuestros pacientes, saber cómo prevenir el envejecimiento, corregir los signos de la edad y potenciar los rasgos de belleza natural de forma individualizada.

2. Volúmenes exagerados

Frecuentemente en las consultas de medicina estética, oímos frases como: “Doctor, yo quiero los labios iguales a los de Angelina Jolie, o el mentón y pómulos de alguna otra estrella o famoso”, incluso, muchas veces traen consigo fotografías de la persona a la que anhelan parecerse. La respuesta inmediata que un buen profesional estético debería manifestar, es: “NO puede SER”. Porque, los labios de Angelina Jolie u otra personalidad son labios adecuados para su cara y su estructura facial. Si ese mismo labio, mentón, o pómulos lo ponemos en otra cara, con otra estructura facial distinta, el resultado será totalmente artificial y antinatural.

3. Mala asesoría y comunicación médico-paciente

Para lograr cumplir las expectativas del paciente es indispensable que desde la primera consulta exista una buena comunicación, empática y muy sincera entre el médico estético y su paciente. La confianza y seguridad que desarrollen entre ambos son piezas claves para obtener un buen resultado. Igualmente, es importante que el médico oriente y explique cuáles son las mejores opciones, riesgos y alternativas de tratamientos para cada paciente, y que pueda poner un alto cuando lo que desea su paciente este fuera de lo armónico para su rostro.

4. Obsesión del paciente por la perfección

En algunos pacientes la obsesión por la perfección llega a ser extrema, alcanzando niveles antiestéticos. Esta adicción a los procedimientos estéticos puede estar íntimamente ligada a un trastorno de la personalidad. Es responsabilidad del médico orientar al paciente a una psicoterapia y explicarle que cuantos más procedimientos realicemos en su cuerpo, más insatisfacción puede autogenerarse. Es importante tener siempre en cuenta la célebre frase de la medicina estética que “Menos es Más”, con el objetivo de obtener resultados más naturales.

5. Expresiones congeladas

El abuso y mala colocación de ciertos productos, como por ejemplo la toxina botulínica, que es el procedimiento estético más utilizado a nivel mundial tanto en hombres como en mujeres, puede también llevar a las personas a verse con expresiones muy poco naturales. Se trata de rejuvenecer y mejorar el rostro llegando al punto de equilibrio exacto con la dosis de naturalidad adecuada para lograr el ideal de belleza que cada uno desea.

6. Estilos de vida inadecuados

Para alcanzar el éxito completo en cualquier tratamiento estético es indispensable el compromiso y colaboración de los cuidados en casa que debe realizar el paciente; para ello, siempre es importante llevar un estilo de vida saludable, como por ejemplo, alimentación balanceada, actividad física, descanso, higiene, no abusar de sustancias nocivas y usar mucho protector solar para su piel.

7. No usar los mejores productos

Existen muchos productos en el mercado para tratar una misma necesidad, pero para obtener los mejores resultados es importante trabajar siempre con los mejores productos y los aparatos más innovadores, de seguridad, calidad y eficacia aprobada.

Para más información, puedes visitar la página web de Body Balance by El Salvador Med Center, o llamar a los teléfonos: 2263-0101 y 2263-0202.

Lee también

Comentarios