Localizado un nuevo “órgano”: se llama intersticio

Se trata de compartimentos llenos de fluidos que están debajo de la capa superior de la piel y también en tejidos de los pulmones, estómago, esófago, intestino, vejiga, páncreas, colon y alrededor de venas y arterias.
Enlace copiado
Foto de la prensa/archivo

Foto de la prensa/archivo

Enlace copiado

Debajo de la capa superior de la piel hay "cápsulas" o "celdas" que contienen fluidos y están unidas a través de una red de proteínas como colágeno y elastina. Estas cápsulas reciben el nombre de intersticio, el "órgano" humano recién descubierto por científicos estadounidenses.

Este también se encuentran en tejidos que recubren los pulmones, el estómago, el esófago, la vesícula biliar, los intestinos, venas y arterias.

Desde hace años la ciencia definía estas partes del cuerpo con otro nombre: espacios intersticiales, es decir, esos espacios que hay entre las células de distintos tejidos y se creía que eran paredes densas de colágeno.

No se conocían esas cavidades llenas de flujo ni la red de proteínas que los interconectaba. Sin embargo, un nuevo estudio científico determinó que este tejido está interconectado, es independiente de otros órganos y tiene todas las características de funcionamiento de un órgano.

Así lo publicaron científicos de la Escuela de Medicina de la universidad NYU y investigadores del Centro Médico Monte Sinaí –ambos en Estados Unidos– en la revista Scientific Reports.

Esta es la primera publicación sobre esta parte de la anatomía humana, por lo que todavía no es un órgano oficialmente hablando.

Para que se le nombre hacen falta más estudios de diferentes investigadores y, y todos ellos deben determinar consenso en que sí se trata de uno nuevo.

No obstante, las características del intersticio ya llevan a varias publicaciones científicas a describirlo con esa palabra entre comillas: “órgano”.

De probarse como un órgano oficial, sería el número 80 del cuerpo humano y uno de los más grandes.

¿Para qué sirve?

Los investigadores aún deben estudiar y analizar a fondo estas partes del cuerpo para determinar específicamente sus funciones. No obstante, lo investigado hasta ahora los lleva a suponer que el instersticio actúa como un “absorbente” que previene a los diferentes tejidos del cuerpo de separarse y rasgarse en el cumplimiento de sus funciones diarias.

Es decir, estas “cápsulas” mantendrían “pegados” los tejidos de los órganos, músculos y vasos capilares mientras se contraen, expanden, llevan sangre y la distribuyen.

Los científicos estiman que el descubrimiento de este “órgano” puede explicar la expansión del cáncer. Estas celdas interconectadas funcionan como “carretera” para este fluido en movimiento y podrían ayudar a la diseminación de tumores.

Esta red de cápsulas sería clave para el transporte de la linfa, el líquido vital del sistema linfático necesario para el funcionamiento de las células del sistema inmune que causan inflamación. Este “órgano”, como los otros envejece. Los depósitos de colágeno que separan una “cápsula” de otra cambian con la edad, y esto puede contribuir al desarrollo de las arrugas de la piel, la rigidez de las extremidades y la progresión de las enfermedades en las fibras musculares, los nervios y males inflamatorios.

Lee también

Comentarios

Newsletter