Lo más visto

Los jóvenes, cada vez más en la diana del ictus

Los hábitos de vida insanos son la causa del adelanto en la edad de esta enfermedad mortal.
Enlace copiado
Los jóvenes, cada vez  más en la diana del ictus

Los jóvenes, cada vez más en la diana del ictus

Los jóvenes, cada vez  más en la diana del ictus

Los jóvenes, cada vez más en la diana del ictus

Enlace copiado
En las últimas dos décadas ha aumentado un 25 % el número de casos de ictus entre 20 y 64 años. En todo el mundo, más de 83,000 menores de 20 años llegan incluso a sufrir un infarto cerebral, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

“Los estudios demuestran que hay un incremento en el número de casos en edades más tempranas. A escala global, entre el 10 % y el 12 % de los pacientes tiene menos de 50 años, un porcentaje que va creciendo”, explica a Efe Salud el neurólogo Javier Gallego Culleré, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN.

También los cardiólogos advierten sobre ese adelanto en la edad que, desde su perspectiva, no solo puede obedecer a trastornos cardíacos primarios, sino a la progresión de enfermedades como la hipertensión, cardiopatía coronaria o fibrilación auricular.

Precisamente la fibrilación auricular, “un desorden absoluto en la contracción de las aurículas”, explica el doctor José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), es uno de los factores de riesgo y está asociada al propio envejecimiento, por eso hasta ahora era más propio de enfermos de la tercera edad.

“En pacientes con hipertensión o fibrilación auricular vemos a personas de menos de 50 años con ictus de origen embólico”, apunta el cardiólogo, quien precisa que la fibrilación auricular “de origen desconocido y primario se da en personas muy jóvenes que si no se tratan adecuadamente con anticoagulantes, pueden originar un tromboembolismo que puede llegar al cerebro”.

Factores de riesgo

Al margen de causas congénitas, los verdaderos factores de riesgo que están detrás del adelanto en la edad de padecer un ictus son los hábitos de vida alejados de lo saludable.

Tabaquismo, estrés, sedentarismo, abuso de alcohol y drogas, mala alimentación, trastorno de los lípidos (dislipemia), apnea del sueño, hipertensión, obesidad o diabetes.

“Los estudios demuestran que si fuéramos capaces de controlar los 10 principales factores de riesgo, podríamos evitar más del 90 % de los ictus”, subraya el especialista.

Tags:

  • ictus
  • enfermedades
  • jóvenes

Lee también

Comentarios