Mala praxis

La mala praxis es más frecuente de lo que usted piensa aun en los centros más prestigiosos del mundo, a pesar de los adelantos tecnológicos. Es de hacer mención de que el ejercicio de la medicina tiene riesgos inherentes y la naturaleza humana hace imposible que el ser humano sea infalible.
Enlace copiado
Enlace copiado
Entre los tipos de errores más frecuentes en la práctica médica y quirúrgica están: administración equivocada de medicamentos, diagnósticos inciertos, fallas técnicas (procedimientos insuficientes, incompletos o incorrectos), demora en el salón de operaciones y suspensión de cirugías.

Las causas más frecuentes pueden ser la fatiga del personal médico, la prisa, la falta de conocimiento, entre otras.

Desgraciadamente en nuestros centros no se llevan a cabo auditorías médicas; por lo tanto, el error médico pasa desapercibido, por lo cual se da el posoperatorio tormentoso o lo que en medicina llamamos mórbido, siendo este una causa de la muerte.

Desde que el ser humano optó por violar la integridad del cuerpo humano buscando resolver un problema de salud, existen los errores médicos, ya el código de Hamurabi en Babilonia, Mesopotamia, regulaba el trabajo médico. En latín reza una frase “primun non nocere”, que significa “primero no hacer daño”, como una forma correcta de expresar el necesario humanismo de la atención médica que señalaba la necesidad de evitar malos procedimientos. Este código establecía penas al que provocaba la muerte del prójimo hasta cortarle la mano.

Bueno, hay casos sonados que no pueden ocultarse de la opinión pública, tal es el caso de amputarle la pierna sana en lugar de la enferma, caso ocurrido en un nosocomio de nuestro país, y esos son los que no pueden ser ignorados.

¿Es posible cometer semejante error siendo un trabajo en equipo? No hay justificación para tal caso. Al médico deberá retirársele la licencia y debe haber sanciones para el equipo de operaciones.

Hablando de impericia, podemos definirla como la falta de habilidad, sabiduría y experiencia. Hay médicos en Estados Unidos que al inicio de un procedimiento como la colonoscopia, al introducir el aparato y miran que hay “hoyos” conocidos como divertículos, no siguen el procedimiento, ya que al insuflar aire en el colon lo pueden romper, con las graves consecuencia que esto conlleva, tales como cirugía y obligados a llevar una bolsa por más de un año para recoger los desechos orgánicos de su cuerpo. Obviamente que en caso de que se sospeche cáncer, deberá el médico especialista, no el tecnificado, como hay algunos en el país para tomar una biopsia, no es posible operar un cáncer del colon sin biopsia o con una colonoscopia virtual, la cual ya está disponible en algunos centros médicos de prestigio en El Salvador.

La mayoría de las equivocaciones médicas en el país no son reportadas ni escritas en el expediente por miedo a la crítica del paciente o del gremio médico, así como a una potencial acción legal. Esto ha elevado los costos de los servicios médicos, ya que también los abogados han abusado de esto atribuyéndole a los malos resultados de la cirugía mala praxis aun cuando el médico ha dado del todo conocimiento científico y experticia en el cuidado de este.

Este tema es tan amplio que no se puede describir en un resumido artículo. Tiene implicaciones éticas, morales, de conciencia. Dios quiera que usted nunca tenga que pasar por esto.
 

Tags:

  • dr. Ernesto Palacios
  • hematooncólogo
  • mala praxis
  • tratamiento

Lee también

Comentarios

Newsletter