Mi bebé llora mucho: ¿será cólico?

El llanto incontrolable de un bebé de menos de 5 meses que goza de buena salud puede deberse al cólico.
Enlace copiado
Hay ciertos signos claros  de que tu bebé puede estar teniendo cólico y uno de ellos es que está irritable, incómodoy demuestra en su carita algún tipo de dolor.

Hay ciertos signos claros de que tu bebé puede estar teniendo cólico y uno de ellos es que está irritable, incómodoy demuestra en su carita algún tipo de dolor.

Mi bebé llora mucho: ¿será cólico?

Mi bebé llora mucho: ¿será cólico?

Enlace copiado
El llanto es la única manera que tienen los bebés para comunicar sus necesidades. A través de él dicen si tienen hambre, si están incómodos porque su pañal está sucio, si están cansados o simplemente quieren que los abracen, los besen y les pongan atención.

Según la publicación del sitio VidaySalud, la palabra cólico se ha usado para describir el llanto incontrolable de un bebé de pocas semanas de nacido (de 2 semanas a 4 meses), cuando no tienen ninguna explicación médica para su estado de alteración y es difícil calmarlo.

Si tu bebé llora por más de tres horas seguidas durante varios días a la semana, por lo general a la misma hora del día, es probable que tenga cólico.

Toma nota

Hay ciertos signos claros de que tu bebé puede estar teniendo cólico, siendo algunos de ellos: empezando a las dos semanas de nacido y hasta aproximadamente los 4 meses, tu bebé llora por varias horas al día, especialmente hacia el final de la tarde y el comienzo de la noche.

Su pancita se ve hinchada, está incómodo y estira o levanta las piernas hacia su abdomen, suelta gases mientras llora, empuña sus manos y arquea la espalda.

Es difícil calmar su llanto, incluso alimentándolo con pecho o biberón.

Está irritable y demuestra en su carita algún tipo de dolor.

Si bien no se sabe a ciencia cierta cuáles son las causas del cólico, en un 20 % de los bebés, hay factores que pueden influir. Entre ellos: el sistema digestivo de tu bebé es aún inmaduro y por lo tanto sensible a las enzimas de la leche materna o a la leche de fórmula.

El estrés de los padres puede ser percibido y causarles nerviosismo.

El sobrealimentarlo o alimentarlo rápido, esto en los bebés con biberón, si es que el hueco de salida del chupón es muy grande.

Algunos especialistas dicen que los bebés pueden sentirse especialmente abrumados y ser sensibles especialmente después de un parto difícil o si nacieron antes de tiempo (prematuramente). Al llegar la noche, los bebés se sienten agotados de experimentar todas las sensaciones nuevas y simplemente lloran para desahogarse.

¿Cuál es el remedio para el cólico?

Esto depende de la posible causa que seguramente discutirás con el pediatra de tu hijo. Puede que entre los tratamientos para el cólico de tu bebé, sea alguno de los siguientes, dependiendo de tus circunstancias particulares.

Si estás amamantando, podrían sugerirte que elimines los productos lácteos, la cafeína, las cebollas, el repollo (la col), los cítricos y/o algunos otros irritantes presentes en tu dieta.

Si le das leche de fórmula, habla con el pediatra, quizá alguno de sus componentes esté afectando el estómago de tu bebito.

No sobrealimentes a tu bebé, ya que esto lo pone incómodo y puede causarle vómito. Espérate a que pasen al menos dos horas y media entre una sesión de alimentación y otra. Mantente atenta a las señales que te indican que tu bebé tiene hambre: abrir y cerrar la boca, girar la cabeza hacia un lado y otro como buscando el pecho, comerse su manita, y por supuesto, llorar. No dejes que llegue a llorar de hambre, pues así traga más aire y esto le causa dolor de estómago.

Hazlo eructar luego de cada alimentación.

Mantenlo erguido o derechito mientras lo alimentas, para que la leche materna o de fórmula llegue más fácilmente a su barriguita.

Cárgalo en una “cangurera”, mochila o rebozo para ayudarle a sentirse seguro. Estos cargadores son excelentes para promover el contacto entre el bebé y la madre, y además, te dejan las manos libres. Puedes dar una caminata con él o cargarlo para calmarlo.

Los sonidos secos como el de la aspiradora o el de la lavadora pueden contribuir a que tu bebé se calme, pues simulan el sonido de cuando estaba adentro del útero. Las canciones calmantes y el movimiento constante y suave también pueden ayudarle a dormir.

Acuesta a tu bebé boca abajo en tus piernas y masajea su espalda suavemente. La presión sobre su pancita puede ayudarle a sentirse menos incómodo o adolorido.

Masajéale su barriguita con movimientos circulares y suaves, y muévele sus piernitas para activar el movimiento intestinal.

Si te sientes ansiosa y tensa, ve a dar un paseo sola y permite que otra persona lo cuide, hasta que te calmes y tengas una actitud más positiva.

Nunca sacudas a tu bebé, esto puede causarle daños cerebrales graves, ceguera y hasta la muerte.

Tags:

  • llanto
  • bebe
  • dolor
  • pancita
  • espalda
  • digestivo
  • sensible
  • enzimas

Lee también

Comentarios

Newsletter