Nueva vía para futuras vacunas contra la enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme o borreliosis de Lyme es una patología infecciosa causada por una bacteria que transmiten las garrapatas tanto a humanos como animales
Enlace copiado
Nueva vía para futuras vacunas contra la enfermedad de Lyme

Nueva vía para futuras vacunas contra la enfermedad de Lyme

Enlace copiado

Esta enfermedad causa una serie de síntomas poco específicos que la hacen difícil de diagnosticar a no ser que se haya detectado la picadura de la garrapata.

“En España no hay muchos casos, en parte porque no se diagnostican”, explica a Efe Juan Anguita, del Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias de Bilbao.

Generalmente la infección causa inflamación, que es más común en articulaciones —artritis—, corazón o el sistema nervioso, con sintomatología que puede incluir parálisis.

Antibióticos

El tratamiento con antibióticos es en la mayoría de los casos altamente efectivo si se realiza en las fases tempranas de la enfermedad, pero se complica en etapas tardías con, por ejemplo, la aparición de artritis en una de las rodillas; aparece en una sola y no se sabe por qué, detalla el investigador del centro vasco.

A pesar de ser una enfermedad que se estima afecta a cientos de miles de personas en Europa y EUA no existe vacuna frente a ella, apunta Anguita, quien aclara que la infección no se produce inmediatamente, si no que tarda entre 40 y 48 horas.

“Si no hay tratamiento con antibióticos, la enfermedad puede durar años”, resume el investigador del CIC bioGUNE, quien destaca la importancia de conocer los mecanismos de acción que utiliza la bacteria transmitida por la picadura de la garrapata para infectar.

Este trabajo, publicado en el último número de la revista PNAS, es precisamente lo que hace; en concreto, los científicos describen la acción de una proteína —la BBA57— inmiscuida en la infección.

Los investigadores constataron que esta proteína inhibe varias funciones asociadas con la respuesta inmune mediada por las células, provocando así que la bacteria infecciosa sobreviva y se disemine por el cuerpo: esta proteína es muy importante para el establecimiento de la infección en fases iniciales, pero no solo.

Lee también

Comentarios

Newsletter