Lo más visto

Órganos y alimentos “hermanos”

En la naturaleza existen frutas y verduras con una apariencia, interna o externa, a ciertos órganos de nuestro cuerpo. Una experta asegura que ese parecido beneficia a los órganos y explica cómo aprovecharlo
Enlace copiado
Enlace copiado
Si nos fijamos en la naturaleza, podemos observar que existen alimentos de origen vegetal cuyo aspecto presenta similitudes con el de los órganos de nuestro cuerpo y que son beneficiosos para esos mismos órganos a los que se asemejan. ¿Es una simple coincidencia?

Según la doctora María D. Amaro, directora médico de la clínica Feel Good y autora del tratamiento de pérdida de peso patentado como “la dieta definitiva”, la similitud física entre alimento y órgano en cuanto a su apariencia, forma, color y otras características visibles de su estructura interna o aspecto externo, se viene utilizando con fines terapéuticos desde tiempos antiguos.

La zanahoria y los ojos
“La zanahoria es una hortaliza rica en betacarotenos que nuestro cuerpo transforma en vitamina A siendo imprescindible para la visión nocturna o cuando hay poca luz. Además, el betacaroteno reduce el riesgo de desarrollar cataratas”, señala Amaro.

La nuez y el cerebro
Las nueces tienen un alto contenido en ácidos grasos omega 3, omega 6 y omega 9, antioxidantes y antiinflamatorios, asegura la directora de Feel Good, quien recomienda “consumirlos a diario, porque está demostrado que contribuyen a mejorar la memoria, previenen las enfermedades cardiovasculares y pueden ayudar a combatir la demencia y el alzhéimer”.

El aguacate y el útero “El aguacate es la fruta perfecta para el útero, porque puede reducir las posibilidades de cáncer de útero y ovarios, dado su poder de equilibrio hormonal en las mujeres. Además, cuenta con gran cantidad de ácido fólico, por lo que es muy recomendable en mujeres que estén pensando en quedarse embarazadas o durante los primeros meses de gestación”, explica Amaro.

El apio y los huesos
Según Amaro, esta hortaliza “cuenta con un alto contenido en vitamina K, lo que ayuda a aumentar la masa ósea de nuestro cuerpo y además es rico en calcio, otro elemento imprescindible para la salud de nuestros huesos”. “Además, si introducimos en nuestra comida dos tallos de apio al día veremos cómo la hipertensión se reduce considerablemente”, destaca Amaro.

El jengibre y el estómago
“El jengibre, cuya forma recuerda al estómago, es una hortaliza que estimula el páncreas, favorece la secreción de enzimas digestivas que facilitan la digestión, ayuda a calmar los dolores estomacales y previene las náuseas y los vómitos”, explica la doctora.

Los hongos y los oídos “Los hongos cuentan con un alto contenido en vitamina D, que muy pocos alimentos contienen de manera natural y que aumenta la resistencia ósea, vital para los pequeños huesos en el oído, y previene el riesgo de deterioro del sistema auditivo originado por la edad, manteniendo el órgano fuerte”, según Amaro.

Tags:

  • alimentos
  • organos
  • ojos
  • estómago
  • huesos
  • jengibre
  • corazón

Lee también

Comentarios