Lo más visto

Más de Salud

Ortodoncia preventiva

Como mencionamos en nuestro primer artículo, la ortodoncia preventiva estudia y realiza los procesos y medidas destinados a evitar la aparición y difusión de posiciones dentales inadecuadas, malas mordidas, pérdida de espacio para los dientes permanentes, etc. Es importante mencionar que la ortodoncia correctiva en adolescentes y adultos tiene también su componente de ortodoncia preventiva, como lo explicaremos más adelante.
Enlace copiado
Ortodoncia preventiva

Ortodoncia preventiva

Ortodoncia preventiva

Ortodoncia preventiva

Enlace copiado
Recordemos que existen diversos niveles de prevención. En el nivel I se observa la respiración, la alimentación, la higiene dental del niño y, por supuesto, la odontopediatría, oportuna para mantener una boca saludable con dientes sanos que garantice un buen desarrollo dental y una mordida adecuada. No olvidemos que es importante la visita al odontopediatra antes de los 18 meses de edad.

El nivel II de prevención se realiza en la dentición primaria y dentición mixta, entre los 5 y 10 años de edad, aproximadamente. Es un trabajo conjunto con el odontopediatra. En este nivel podemos corregir malas mordidas de origen esquelético o dentales, tales como “mordidas al revés”, asimetrías mandibulares y malos hábitos. En esta etapa son necesarios los controles periódicos para supervisar el cambio de dientes temporales a dientes permanentes, donde se producen malas posiciones o malas mordidas, que muchas veces se pueden evitar con la extracción oportuna de un diente de leche. También es en este período cuando podemos prevenir, en algunas ocasiones, dientes permanentes retenidos y evitar algún tipo de cirugía para su alineación. La colocación de mantenedores de espacio por pérdidas prematuras de los dientes de leche son importantes, ya que garantizan la normal erupción del diente permanente. Estas correcciones ortodoncias que se realizan en la niñez ayudan a que los pacientes tengan un buen desarrollo de los dientes y de los huesos maxilares.

En el nivel III la prevención en ortodoncia se realiza con preadolescentes y adolescentes no mayores de 15 años, donde, igual que en el nivel I, podemos todavía corregir problemas esqueléticos que influyen en el desarrollo sagital, transversal y vertical de los maxilares. En estas edades, con una ortodoncia interceptiva bien planificada, podemos evitar en algunos casos extracciones de piezas permanentes.

También la ortodoncia correctiva que realizamos en la mayoría de pacientes con aparatología fija (“brackets”) ayuda a corregir malas posiciones dentarias y logra una buena alineación que facilite la higiene dental y evite problemas inflamatorios de encías, y al mismo tiempo creamos una buena mordida que evita problemas en la masticación y en la articulación temporomandibular.

En la ortodoncia correctiva en jóvenes mayores de 15 años y en adultos también podemos realizar la ortodoncia preventiva. Por ejemplo, la corrección de las mordidas borde a borde evita que avancen los desgastes dentales y aumente la sensibilidad dentaria.

A esta edad son más frecuentes los problemas periodontales. Por ello es todavía más importante lograr una buena alineación dentaria que favorezca la higiene dental y evite problemas en los tejidos de sostén del diente. Higienes dentales deficientes causan movilidad o aflojamiento de dientes, que pueden llevar incluso a pérdidas dentales.

Existen muchas otras medidas que podemos aplicar en la ortodoncia preventiva. Sin embargo, por razones de espacio, no podemos mencionar cada una de ellas.

Lo importante es no olvidar que la ortodoncia preventiva puede realizarse en niños, preadolescentes, adolescentes y adultos. En algunos casos, para recuperar el crecimiento armónico, para corregir problemas ortodoncicos y evitar problemas mayores a mediano o a largo plazo. En otras ocasiones, para limitar el daño y prevenir consecuencias más severas.

Tags:

  • ortodoncista
  • dr. raúl echeverría
  • ortodoncia

Lee también

Comentarios